Expertos no ven claridad para agregar valor al litio

en El Diario el 02-08-20 01:51

La industrialización plena del litio en el salar de Uyuni, el más grande del mundo, se hace esperar y, desde la mirada de expertos, Bolivia tiene potencial para alinearse entre los jugadores del mercado mundial, pero ven que aspectos jurídicos, políticos, tecnológicos, entre otros, condicionan el despegue de este emprendimiento declarado ‘estratégico’ en la gestión del expresidente Evo Morales.

El litio es un metal abundante que se encuentra en salmueras, rocas, arcillas, agua marina y en otras soluciones. El valor de este elemento deriva de su intenso uso en las baterías para los vehículos eléctricos y como almacenamiento de energía para renovables.

En criterio del asesor de Acisa de Alemania en el país, Carlos Delius, las mayores reservas de litio para la explotación de salmuera residual están en el triángulo del litio entre Bolivia, Chile y Argentina.

La producción de hidróxido de litio a partir de la salmuera residual es la más eficiente y económica con la tecnología probada hoy en día. Describió que Chile y Argentina procesan su litio a gran escala, mientras que en Bolivia es una asignatura pendiente.

Con datos de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) -empresa estatal a cargo de la industrialización del litio y dependiente del Ministerio de Energía-, según Delius, Bolivia tiene en el salar de Uyuni reservas que exceden los recursos de Chile y Argentina combinados (21 millones de toneladas vs 18,2 millones de toneladas). Aludió que en 2018 Bolivia no registra producción de carbonato de litio.

Expuso que la demanda del litio creció exponencialmente en los últimos años. Entre 2018 y 2019, de 267 a 342 kilotoneladas métrica (kt). Un crecimiento del 28%.

Atribuye el aumento a la producción de vehículos eléctricos y dispositivos de uso electrónico. “Esto resultará en una escasez de hidróxido de litio (LiOH) -es el más eficiente para producir materiales catódicos para baterías de litio- para 2026 y se espera un exceso de la oferta de carbonato de litio para 2026”, puntualizó Delius.

La brecha sería de 44 kt por año de carbonato de litio equivalente (LCE). Este probable exceso en la oferta, a su juicio, restringe la posibilidad de producción. Sin embargo, cree que si Bolivia hace bien su tarea puede capturar el total de la brecha y apostar a una mayor participación de mercado en el crecimiento de la demanda.

En 2035 podría considerarse producir en Bolivia 60 kt por año. “YLB está ejecutando un proyecto de carbonato de litio de 15 kt por año y tenía proyectado producir 40 kt de hidróxido de litio por año mediante YLB Acisa E.M., empresa mixta estatal que se creó en asociación con la alemana Acisa (51% estatal, 49% privada)”.

Cabe recordar que, en noviembre de 2019, el entonces presidente Evo Morales anuló la sociedad con Acisa para industrializar el litio del salar de Uyuni, cediendo a presiones del movimiento cívico del departamento de Potosí.

PRODUCCIÓN

Actualmente, la producción...