Marcelo Martins: ‘Mi historia en la Verde no terminó, sigo trabajando duro’

en La Razón el 03-04-19 05:06

Marcelo Martins se abre para una charla sobre temas de fútbol con Marcas Plus de La Razón. Desde China, donde estableció su residencia hace cinco años dados sus compromisos deportivos, cuenta detalles de su experiencia en ese país, de lo que quiere con la selección nacional y también lanza un deseo hasta ahora desconocido: seguir la carrera de director técnico para cuando se retire como jugador.

“Mantuve un silencio porque consideraba que no era oportuno hablar, hoy pienso que es el momento de estar próximo a la gente de Bolivia y de que conozca por mí mismo sobre lo que hago”, afirma.

Por la diferencia horaria y su apretada agenda es difícil contactarlo, pero muestra gran predisposición para atender este requerimiento. “Le debía a La Razón una nota y ahora la cumplo”.

Habla de su vida en China, del cariño que le tiene a la selección nacional, el deseo de estar en el amistoso contra Francia del 2 de junio en Nantes, de cumplir su sueño de jugar frente a Brasil en la Copa América que viene y —lo anotado— de la posibilidad de ser técnico a futuro.

— ¿Cuáles son tus desafíos en lo deportivo para esta temporada?

— Siempre he pensado en grande cuando se trata de desafíos. Estuve  centrado en el fútbol y eso exige estar bien a diario. Nunca me conformé con lo que tengo, porque tengo la ambición de ser mejor jugador, mejor persona y para ello debo entrenarme cada día. Ahora quiero hacer un gran año en China, país que me trata muy bien.

— ¿Te consideras un trotamundos del fútbol?

— Seguro que sí. He acumulado mucha experiencia jugando al fútbol a lo largo de este tiempo, son muchos años en diferentes países y eso me ayudó a jugar mejor, a posicionarme bien en la cancha y estar mentalmente fuerte. La vida en cada país, sus costumbres, su cultura, su gente y su fútbol me han hecho crecer y ser más profesional.

Hoy todavía estoy conociendo China, un país con muchas cosas diferentes a las que he visto y eso me ayuda también en cuanto a la personalidad.

— ¿Fue complicado adaptarte a la vida de ese país tan diferente?

— Es muy difícil. Si hubo algo que no esperaba en mi experiencia como futbolista era jugar en China; pero el fútbol es así, en minutos se resuelven los contratos, a veces las negociaciones son rápidas y ya está resuelto.   

Los primeros seis meses fueron terribles para mí, muy difíciles, quizá eso mucha gente no lo sabe, pero me esforcé mucho para estar bien. Hoy, en mi quinto año en este país, me respetan mucho, me valorizan y eso hace que me comprometa a trabajar mucho más.

Sí. Hay que ser muy fuerte, muy valiente, y hay que tener ganas de querer hacer las cosas bien para venir a este fútbol.

Al inicio, todo se juntó en cuanto a cosas nuevas: alimentación, el idioma, estar solo me complicó mucho. De ese inicio difícil pasé a un mejor momento y hoy me siento adaptado, hablo un poco el idioma y me relaciono mejor con la gente, estoy con mi familia y ahora puedo decir que en China me siento como en casa.

— ¿Es posible abrir más el mercado de ese país para la llegada de futbolistas bolivianos?

— Seguro que sí, intento siempre abrir puertas para compatriotas.

Lo he buscado, pero no es fácil para el boliviano ser respetado fuera de su país, muchas veces no nos dan oportunidad ni en el fútbol ni en cualquier actividad. Por ahí desconocen que el boliviano es capaz de hacer mejor las cosas y que solo necesitamos oportunidades. El fútbol chino me dio esa posibilidad y estoy cumpliendo. Ojalá que más compatriotas puedan venir  a una Liga que crece cada año.

...