El controversial referendo para revivir la represa de Rositas

en El Deber el 21-02-19 04:58

El gobierno de Bolivia quiere apostarle a una hidroeléctrica en el oriente del país que le ayude a depender menos de combustibles fósiles y, de paso, garantizar energía y agua.

Sin embargo, ahora que el presidente Evo Morales propuso el 31 de diciembre un referéndum para revivir el proyecto hidroeléctrico de Rositas, el conflicto social con las comunidades en el departamento de Santa Cruz y que tendrían que migrar no sólo no ha cesado, sino que amenaza con escalar aún más.

El proyecto de Rositas

Generar energía es una prioridad para Santa Cruz, que con 3,2 millones de habitantes (según proyecciones del INE a 2018) es el departamento más poblado de Bolivia y enfrenta un crecimiento en la demanda de energía.

El proyecto de Rositas, impulsado por el Gobierno nacional y ejecutado por la estatal Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), implicaría fuertes impactos socio ambientales, incluyendo el reasentamiento de al menos 12 comunidades que viven de la ganadería lechera y la agricultura. Desde hace tres años, estas 500 familias han manifestado su oposición a la eventualidad de dejar las casas que han ocupado por 40 años y tener que volver a empezar en otro lugar.

Mientras tanto, para el gobierno de Morales se trata de un proyecto de prioridad nacional que se comenzó a proyectar en los años 70 pero que no había sido concretado.

En 2016, el Gobierno le adjudicó su construcción al consorcio Asociación Accidental Rositas (AAR), que integran la empresa estatal china Three Gorges Corporation célebre por haber construido la gigantesca represa de las Tres Gargantas (la más grande del mundo), su subsidiaria China International Water & Electric y la boliviana Empresa Constructora Reedco SRL. La inversión ascendería a 1.300 millones de dólares, un 85% de los cuales está garantizado a través de un crédito obtenido del banco estatal chino Eximbank.

La firma del contrato ente la empresa estatal boliviana ENDE y el consorcio chino AAR. Foto: ENDE

En varias ocasiones, el gobierno de Morales ha reforzado la importancia de la presa. Tras haber advertido que podría llevarse los recursos de Rositas a otros departamentos (castigando así a la región de Santa Cruz), el último día del año pasado volvió a lanzarle un salvavidas al polémico proyecto.

“Si hay algunas familias que se oponen, ¿por qué no hacer algún referéndum y preguntar al departamento si se hace o no se hace?”, dijo Evo en un evento con empresarios en la capital departamental de Santa Cruz de la Sierra.

Las comunidades locales rechazaron la propuesta de inmediato.

“Un referéndum no corresponde a un proyecto como este. Ellos tenían la oportunidad de hacer la consulta previa, libre e informada. Un referéndum no tiene sentido porque se trata de propiedad privada”, dijo Benigno Barrientos, representante de Moroco, una de las 12 comunidades que se verán afectadas.

“Ellos solo hablaron de los beneficios de la energía, quieren garantizar agua para el consumo de Santa Cruz y el agua para riego, pero no hablan de los daños que causará el proyecto y tampoco hablan de una compensación. Se rechaza porque hay falta de transparencia”, explicó José Luis Sandoval, presidente del Comité de Defensa Tierra y Territorio que agrupa a las comunidades afectadas.

Las comunidades contra Rositas

El proyecto de Rositas está diseñado para generar unos 600 megavatios de energía, que equivalen a la mitad del consumo de todo el país y alimentarán una red nacional que hoy genera 1400 MW (superando en 200 MW la demanda actual del país).

Sin embargo, su ambición es aún mayor. Es una pieza integral dentro de la Agenda Patriótica 2025, el plan de Morales por convertir a Bolivia en el centro energético de la región con una generación de 3.000 MW de energía, para exportar a Argentina y Brasil.

Rositas, que se construirá a unos 140 kilómetros de la capital cruceña, sería la primera de siete hidroeléctricas en la cuenca del río Grande, que nace en el centro del país y luego fluye hacia la del Amazonas en el norte. A la par de generar energía, la presa permitiría irrigar 164.000 hectáreas de p...