La tensión por el 21F sella los festejos del 6 de Agosto

en Correo del Sur el 07-08-18 07:11
6 DE AGOSTO

Bolivia se declaró independiente el 6 de agosto de 1825 mediante la Asamblea Deliberante de las Provincias del Alto Perú, adoptando hace 193 años el nombre de República de Bolívar. 

El rechazo a la reelección presidencial fue protagonista en los actos centrales del 193º aniversario de independencia del país; el grito de “Bolivia dijo No” se sobrepuso a la férrea acción de la Policía en Potosí, que puso al descubierto su amplitud con sectores sociales del oficialismo y su celo con opositores, plataformas ciudadanas del 21F e incluso la prensa.

El presidente Evo Morales, el vicepresidente Álvaro García Linera, ministros y sectores sociales del Movimiento Al Socialismo (MAS) probaron ayer el trago amargo del rechazo de miles de personas a la relección del Jefe de Estado en los comicios de 2019.

En las calles y en medio de los actos oficiales, el eslogan que embanderan sobre todo colectivos ciudadanos se hizo sentir en la capital potosina y llevó al fastidio de los gobernantes, alteró el programa oficial, provocó tensión y amagos de enfrentamientos, y patentó la polarización política que vive el país a causa del polémico fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que el año pasado decretó la elección indefinida de autoridades, pese al referéndum del 21F y a la prohibición de la propia Constitución.

LA JORNADA TENSA

Una selección inusual de público y dos desfiles caracterizaron a la celebración del aniversario patrio. El centro de la urbe potosina amaneció cercado por cordones de seguridad de la Policía que abarcaron hasta seis cuadras a la redonda de la plaza 10 de Noviembre.

Ingresar se convirtió en misión imposible para quienes que no estaban consignados en los registros de grupos oficiales. Incluso el acceso para los trabajadores de la prensa fue difícil.

Grupos de movimientos sociales empezaron a copar temprano la plaza 10 de Noviembre y las calles por donde iría a transcurrir el desfile. Para ellos no fue difícil ingresar, lo hacían en grupos. El cabecilla enseñaba su credencial e inmediatamente todos pasaban sin ningún tipo de revisión pese a que llevaban mochilas. Con los trabajadores de la prensa no ocurría lo mismo; si el periodista portaba una mochila, por ejemplo, era revisada minuciosamente. El credencial no sirvió para evitar aquello.

La mayoría del público que presenció el desfile era allegada al MAS, compuesta por servidores públicos y organizaciones sociales que llegaron de todas partes del país. Más tarde, los potosinos protestaron por no poder ingresar libremente a su plaza.

Con toda la militancia en torno a Morales, el festejo fue interrumpido por los gritos de “Bolivia dijo No” y “No es No”, tanto en la Casa de la Moneda –sede del acto central– como en la citada plaza y varias calles del centro.

GRITOS EN LA SESIÓN

En la Sesión de Honor, donde Morales brindó un informe al país, asambleístas de oposición armaron revuelo con gritos contra la reelección, al grado de molestar al Presidente y a García Linera. Los estribillos aluden al resultado del referéndum de 2016 que negó la posibilidad de reformar la Constitución para que Morales pueda postular nuevamente a la Presidencia en 2019.

El Jefe de Estado sólo pronunció un mensaje por 33 minutos –el cálculo inicial era que se tome dos horas– y justificó el corte con el bajo clima que se apoderó de Potosí a causa de una nevada el fin de semana. Parlamentarios del MAS, que es mayoría en la Asamblea, también optaron por vitorear al Presidente con gritos por el “Sí”.

Anoche el ministro de Justicia informó que Morales les comunicó que iba a reducir la duración de su discurso por el factor climático.

Concluida la sesión, arrancó el desfile y en pleno acto, otra vez asambleístas de oposición llamaron la atención con estribillos que pedían que pedían respeto al resultado del 21F. Sin embargo, fueron rechiflados.

DESFILE Y MARCHA DE PROTESTA

El desfile inició a la cabeza del Presidente y fue seguido por senadores, diputados, ministros y autoridades nacionales. A continuación ingresaron el Ejército, la Policía, la Fuerza Aérea Boliviana y la Fuerza Naval, además de otras instituciones militares.

El orden llamó la atención, pues tradicionalmente primero desfila...