Lío de pareja destapó sobornos al kirchnerismo por $us 160 millones

en Los Tiempos el 07-08-18 04:53

Era el 13 de mayo de 2009. El chofer Óscar Centeno escribía en su cuaderno Gloria de tapa naranja que ese día le había tocado llevar a Exequiel García (entonces director de Energías Renovables) y a Roberto Baratta, mano derecha del ministro de Planificación Julio de Vido, y en algún momento su viceministro. Boletín de noticias Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo. Suscríbase ahora ¡Suscribase! Nombres: * Apellidos: * Teléfono/Celular: * Correo electrónico *

Fueron a una sede empresarial muy importante. Baratta subió al piso 26 y el chofer se quedó en el auto con García, esperando. “Luego el Licenciado bajó con dos bolsos llenas de dinero”, relató. De ahí partieron hacia otra dirección. Se bajaron los dos funcionarios “y trajeron dos bolsos con dinero también”. Serían aproximadamente 1.300.000 dólares cada uno”.

Éste es uno de los relatos de uno de los ocho cuadernos reproducido por el diario argentino La Nación, que destapó un escándalo de corrupción consistente en millonarios sobornos que presuntamente entregaban empresarios privados a altos funcionarios de la gestión kirchnerista a cambio de la adjudicación de obras públicas.

Se calcula que con este sistema se movieron 160 millones de dólares en cerca de 10 años, por lo que la prensa brasileña no dudó en calificar el caso como el “lava jato argentino”. Además, por este caso, fueron arrestadas ya 16 personas (entre funcionarios de gobierno y empresarios), y la propia expresidenta argentina Cristina Fernández, fue convocada a declarar este 13 de agosto.

¿Lo curioso? El caso se destapó por el despecho de una mujer. Centeno, el chofer, considerado un funcionario obsesivo, tomaba nota de cada uno de estos “viajes de recaudación” y pensaba utilizarlos algún día en caso de que decidieran despedirlo.

“Él iba a utilizar esos cuadernos para mostrarlos, pero los terminé usando yo”, cuenta a la revista Noticias Hilda Horovitz, la mujer que convivió con Centeno durante nueve años, y que, tras una separación tortuosa, llegó a presentarse en la justicia para denunciar la presunta red de coimas.

“Me golpeaba, más si volvía enojado por haber trasladado tanta plata y recibir migajas”, remarca en la publicación. A principios de año, un periodista de La Nación recibió una caja con algunos de los cuadernos dentro; allí se detallaban viajes hechos entre 2005 y 2015. Tras analizarlos durante algunos unos meses, el periódico entregó sus hallazgos a los tribunales antes de publicarlos en portada, y regresó los cuadernos al remitente, que no ha sido revelado.

El chofer ya declaró ante el juez en calidad de “arrepentido”, figura que permite a los acusados que colaboren con la justicia beneficiarse de una reducción en las penas de cárcel.

Sin embargo, este lío de pareja destapó tras de sí un escándalo, por el que se arrestó a 16 personas (aún buscan a dos más), sacudió a la élite política y empresarial de una nación donde los actos de corrupción raramente han conducido a castigos severos.

La mayoría de los implicados por los cuadernos son aliados cercanos del fal...