Croacia - Francia, la gran final

en Correo del Sur el 12-07-18 11:57

Mbappé o Modric. Pogba o Rakitic. Griezmann o Mandzukic. Moscú coronará este domingo como campeona del mundo a la selección de Francia o a la de Croacia, la única superviviente de la pulseta hercúlea con la escuadra de Inglaterra, a la que batió por 2-1.

Los pupilos de Zlatko Dalic vencieron con el físico deshecho, después de remontar un tanto recibido en el minuto cinco y de forzar la prórroga por tercer encuentro consecutivo. Y es que, tras una fase de grupos gloriosa, en la que doblegaron a Nigeria, Argentina e Islandia, los Vatreni alteraron su ruta. Su continuidad pasó a depender de la fortuna.

En dos tandas de penales culminadas por Ivan Rakitic, ante Dinamarca y Rusia, hilaron su progreso hasta semifinales.

La historia del conjunto ajedrezado pudo eternizar, ya así, al grupo capitaneado por Luka Modric, como en 1998 a Davor Suker, Robert Prosinecki y compañía; pero, coincidiendo con el vigésimo aniversario de aquel bronce, la "Generación de 2018" mereció un lugar todavía más preeminente en la memoria del fútbol croata.

Los 11 elegidos por Zlatko Dalic no pudieron oxigenar desde el arranque sus músculos a través del toque de Modric, porque los "Tres Leones" impusieron su vértigo, evitando que el pulso pasase por el medio, ahí donde el "10" madridista e Ivan Rakitic son normalmente los catalizadores del juego.

A Modric, de hecho, se le esperaba desafiante desde el inicio ante la meta defendida por el inglés Jordan Pickford, pero arrancó la semifinal más cerca de su área.

En el minuto cinco, Kieran Trippier protagonizó un formidable ataque que terminó en un gol tempranero y que dejó desconcertada a Croacia.

En Moscú, con su afición descontando los cuatro días que restaban para la final que alumbrará al campeón al grito de "Football's coming home", el equipo inglés quiso ratificar su candidatura cuando Harry Kane y Jesse Lingard pudieron sentenciar al combinado croata, excedido en la cautela en el primer parcial, pero el 0-1 se mantuvo hasta el final del primer tiempo.

Apocado ante la vigorosa propuesta de los "Tres Leones", vibrantes y punzantes en sus ataques, el conjunto ajedrezado contó apenas tres arrebatos de Ante Rebic. Ese fue todo el discurso ofensivo de un equipo que no halló al Modric brillante.

El ánimo...