Policía: “Tengo temor cuando vamos a bloqueos, varios rezamos”

en Los Tiempos el 24-06-18 04:28

En los últimos 12 meses, al menos cinco policías fueron heridos de gravedad en conflictos sociales y continúan con secuelas, además, otros 20 efectivos fueron lesionados. Varios de ellos aseguran que asisten al cumplimiento de su deber con equipos deficientes, en desuso o de baja calidad y que, incluso, ellos deben comprarse chalecos, cascos u otros. Boletín de noticias Recibe todos los días los principales titulares de lostiempos.com, directamente por correo. Suscríbase ahora ¡Suscribase! Nombres: * Apellidos: * Teléfono/Celular: * Correo electrónico *

Es el caso de Samuel Choque Chocamani (26), sargento, quien perdió la oreja derecha por la explosión de un petardo dentro de su casco en un conflicto con estudiantes el 28 de mayo. Hoy continúa con baja médica y tiene serias dificultades para mantener el equilibrio. De ese día, sólo recuerda que algo le quemó la cabeza, una fuerte explosión y luego destellos. La explosión laceró todo el pabellón y no sólo afectó su audición, sino su equilibrio para caminar. Otra secuela son los insoportables dolores de cabeza.

“Me hicieron la cirugía,pero no me reconstruyeron todo el oído. Me dijo que una parte del pabellón había volado por explosión, que no se va a poder reemplazar”, dijo.

Por su parte, el capitán Patrick Saavedra(38), jefe de seguridad de la UTOP de Cochabamba, resultó herido por un impacto en la pierna en un operativo de desalojo de tierras en Capinota, el 23 de mayo. Recuerda que la herida sucedió cuando fue a dialogar para rescatar a uno de sus camaradas que fue tomado como rehén. La respuesta no fue positiva y tuvo que salir corriendo junto a un coronel, cuando sintió el impacto. Tres semanas de internación y dificultades para caminar son las consecuencias.

Un sargento contó que los efectivos que salen a los operativos policiales carecen de equipamiento, a pesar de las inversiones que se hacen desde el Ministerio de Gobierno. “Mis camaradas con nuestro propio dinero nos compramos equipos porque lo que nos dan no abastece”, dijo. Señaló que les dotan el casco, pero no sucede lo mismo con chalecos y equipos de protección para extremidades.

“El chaleco que usé en el último conflicto (fue en Quillacollo) era mío. El casco me dio la unidad, pero era deficiente, no cubre mucho, sólo un 40 por ciento, y por eso me llegó piedra”, explicó.

Otro efectivo, que pidió no ser nombrado, explicó que un chaleco cuesta hasta entre 400 y 500 bolivianos; pero si es antibalas, más de mil bolivianos. El casco cuesta por lo menos 250. Señaló que el sueldo de un sargento es de...