A nueve años del caso Rózsa, ven que a la élite política del oriente le cuesta regenerarse

en El Deber el 16-04-18 08:37

Al cumplirse nueve años desde que el operativo del hotel Las Américas acabó con Eduardo Rózsa y su grupo, los actores y observadores  de ese entonces lanzaron una mirada sobre los sucesos y sus consecuencias políticas; entre cinco de estas fuentes hay coincidencia al señalar que las élites políticas del oriente de ese entonces fueron derrotadas y anuladas, pero que ahora hay un surgimiento de una camada de dirigentes políticos emergentes, muchos de ellos como parte de las denominadas plataformas ciudadanas críticas con Evo Morales, que exigen el respeto al voto del 21-F y que ven el caso terrorismo como herramienta para acusar al Gobierno.

Carlos Börth, que fue senador de la República  y uno de los negociadores de la nueva Constitución Política del Estado (CPE), dijo que las élites políticas –del oriente principalmente– no aceptaron la elección de Morales y prepararon una forma de resistencia política y realizaron un “mal cálculo” que precipitó el enfrentamiento que estaba claro que sucedería tras la Constituyente.

Dijo que después de todos los sucesos, como el caso Porvenir en septiembre de 2008, y el caso terrorismo, en abril de 2009, la resistencia política que se había forjado desde 2006 quedó superada por errores propios de los opositores, que alentaron la violencia como método de toma del poder.

También puedes leer

El oficial que perforó al grupo hoy es policía forestal

Con ese criterio coincidió el politólogo Carlos Toranzo, quien señaló que fueron esos dos hechos los que marcaron la derrota de los primeros opositores al MAS; pero, en su opinión, ambos casos fueron alentados por el Gobierno.

Respaldó su análisis en los sucesos posteriores y en las mismas investigaciones que se revelaron con el paso del tiempo, además de la admisión del caso de violación de derechos humanos de parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y que pone en entredicho al Est...