Con más de 700.000 infectados, el mundo espera llegar al pico de la pandemia

en La Razón el 30-03-20 04:29

Moscú y Lagos se sumaron el lunes a los más de 3.000 millones de personas encerradas en sus casas para intentar frenar la propagación del nuevo coronavirus, una pandemia que tiene más de 700.000 infectados en el mundo y que Donald Trump ya no se toma a la ligera.

Esta obligación de confinarse para luchar contra la epidemia, que ya dejó más de 33.000 muertos, entre ellos un bebé de menos de un año, es difícil de respetar en numerosos países de África y América Latina.

"¡Quédense en casa!". En Venezuela, la consigna repetida incesantemente en la televisión estatal choca con la realidad del país, donde 60% de los 30 millones de habitantes se enfrentan a la escasez de agua, según la ONU.

Así, en un barrio popular de Caracas, se podían ver unas 200 personas esperando en la calle para llenar sus bidones de agua... en una boca de incendios.

En Estados Unidos, se registraron 140.000 casos de contagio, de los más de 700.000 declarados en el mundo. El presidente Donald Trump, hace unos días todavía reticente en estimar la envergadura de la epidemia, ha cambiado totalmente de estrategia.

"Potencialmente 2,2 millones de personas" habrían podido morir de la COVID-19 si "no hubiéramos hecho nada", reconoció el mandatario el domingo.

Según estimaciones de su asesor sobre la pandemia, el doctor Anthony Fauci, con quien parece que ahora se entiende mejor, el nuevo coronavirus podría provocar "entre 100.000 y 200.000" muertes en la primera potencia mundial, frente a las casi 2.400 actuales.

INFO1

- "Como leprosos" –

Sin embargo, por ahora, Europa, donde se concentran dos tercios de las víctimas mortales, sigue siendo el continente más afectado.

En Moscú, donde los que no respeten las medidas de cuarentena pueden...