Fitch proyecta desempeño económico negativo; prevén impacto en inversión y créditos

en El Deber el 26-06-19 04:20

La calificadora de riesgo de inversión extranjera Fitch Ratings proyectó un comportamiento negativo de la economía nacional, al pasar de una calificación de BB- estable a una negativa. Un aspecto, que según los analistas y los empresarios consultados generará una menor Inversión Extranjera Directa (IED) y un aumento en el costo de los créditos foráneos a los que busque acceder Bolivia.

En su informe, desde Fitch hacen notar la vulnerabilidad macroeconómica del país debido a la rápida erosión de las reservas externas y fiscales, impulsada, en parte, por los desarrollos adversos y las incertidumbres futuras en el sector del gas.

Al respecto, Jaime Dunn, analista económico, sostuvo que una calificación de riesgo país BB- no significa Bueno y Bonito, a tiempo de remarcar que en la lexicología de la calificación de riesgo internacional , BB significa que el emisor está sujeto a riesgo crediticio sustancial, tiene una calidad crediticia cuestionable, por lo que se considera una inversión especulativa.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1551469702838-0-1'); }); googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1554902861862-0-1'); });

“Sobre la BBB se considera un país grado de inversión. De BBB para abajo significa nivel de deuda basura (junk bonds). Sin embargo, se debe hacer notar que la calificación de riesgo subió de B a BB durante la bonanza de los precios internacionales de los commodities”, recordó Dunn.

Cabe hacer notar, que el informe de la calificadora hace foco en la caída de las Reserva Internacionales Netas (RIN), que de $us 15.123 millones, en 2014, en 2018, cerró en $us 8.253 millones.

Otro punto que critica el documento, es la reducción de los ingresos por hidrocarburos, que de Bs 24.501 millones, en 2014, el mismo bajó a Bs 9.694 millones.

Dunn precisó que las épocas de superávit fiscal (2006-2013) producto de la bonanza de los precios internacionales generó un superávit acumulado del 14,5% del Producto Interno Bruto (PIB). “La época de precios bajos (2014-2018) nos ha generado un déficit fiscal acumulado de -33,4% del PIB. Es decir no solo hemos perdido lo ganado con la bonanza, sino que hemos gastado el doble, un dato que genera más desconfianza y provoca que los créditos extranjeros a los que busque acceder el país serán más caros debido a la incertidumbre que la calificadora proyecta para esta gestión”, señaló Dunn.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761882813-0-1'); });

Para Mauricio Ríos García, experto en finanzas, el informe de Fitch es lapidario, y simplemente ilustra lo que está sucediendo: un deterioro cada vez mayor y más acelerado ya no sólo de las condiciones para invertir en el país.

“No olvidemos que ya existen sanciones de EEUU sobre Bolivia y su sistema financiero a efecto d...