A las 26 semanas le interrumpieron el embarazo, pero la bebé sobrevive

en El Deber el 04-06-19 07:34

Una adolescente, con 26 semanas de gestación (cerca de siete meses), fue sometida a una Interrupción Legal del Embarazo (ILE), la anterior semana, en el hospital de la mujer, Percy Boland.

El delicado caso centró la atención del personal médico en dos momentos: antes del procedimiento, debido a que no es frecuente someter a esta práctica a una adolescente de tan avanzado periodo de gestación; y después del proceso médico, por algo más especial aún, la bebé nació viva.

Actualmente sigue luchando por su vida, está en terapia intensiva. Según la hermana mayor de la víctima, la adolescente tiene 14 años y fue víctima de una violación, razón por la que presentaron a la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (Felcv) del Plan Tres Mil, la denuncia de abuso.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1551469702838-0-1'); }); googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761762380-0-1'); });

Médicos objetaron

La adolescente fue atendida por primera vez en el hospital a sus 23 semanas de gestación y, según la evaluación médica de aquella ocasión, “el desarrollo del embarazo era el adecuado”, aunque los familiares informaron a los médicos sobre el antecedente de violación. A las pocas semanas volvieron.

El director médico de la maternidad, Federico Urquizo explicó, que la víctima y sus familiares llegaron esta vez, con documentación, a solicitar la ILE, pero los ginecólogos de cada turno presentaban “objeción de conciencia”.

Por ello, el procedimiento se postergó entre tres y cuatro días. “Primera vez en mi vida que veo que ocurre esto. Vinieron los ginecólogos de un turno individualmente con sus cartas para negarse. Hubo cambio de turno y de nuevo llegaron más cartas. Tuvimos que seguir leyendo las leyes, se nos dijo que ‘no puede haber objeción de concien...