En las investigaciones sobre la 'emboscada' en La Asunta, nada apunta a Franclin Gutiérrez

en El Día el 25-04-19 12:29

Estar alejado de su familia y la muerte de su hijo menor son las dos circunstancias que quiebran el espíritu del dirigente de la Asociación Departamental de Productores de Coca, Franclin Gutiérrez. Detenido hace ocho meses en la cárcel de San Pedro por una “emboscada” en la que murió un policía. Varias contradicciones rodean el caso.

Confiado en la administración de justicia, se presentó al Ministerio Público para contribuir en las investigaciones sobre la muerte del teniente Daynor Sandóval y de otros heridos en la supuesta emboscada del 24 de agosto de 2018.

Brindó sus declaraciones, explicó que se encontraba distante a la comunidad de San Antonio donde sucedieron los hechos entre los efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta y los productores cocaleros. Dio detalles de las personas con quiénes se encontraba y que no ordenó ningún enfrentamiento.

Pero el 28 de agosto, la Fiscalía lo imputó y pidió su detención bajo el argumento que había riesgo de fuga, porque no tenía domicilio permanente ni un trabajo legal, solicitud que accedió el Juzgado Octavo de Instrucción en lo Penal, desde entonces está encerrado entre cuatro paredes.

El 24 de agosto, Franclin ingresó a La Asunta en atención a sus bases que le pidieron que visite las comunidades para verificar los abusos de la FTC en la erradicación de coca, viajó flanqueado por una comitiva de dirigentes. No estuvo solo y no lo vieron comandar la “emboscada” a los policías.

El periodista Rubén Aranibar y el dirigente José Luis Laime estuvieron con el dirigente de la Adepcoca, durante todo ese día, en declaraciones a ANF el 2018 coincidieron que Gutiérrez no estuvo en la zona donde se desató el conflicto.

Nadie imagino que en medio de su recorrido se produciría un enfrentamiento con el saldo de siete heridos y un muerto del lado de los policías.

Solo pasaron algunas horas y el ministro de Gobierno, Carlos Romero, había acusado directamente a Adepcoca de ser el autor de la “emboscada”, además de aludir a la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, Amparo Carvajal.

“Responsabilizo de la muerte del teniente a Adepcoca y a la señora Carvajal de Derechos Humanos, que es patrocinadora de organizaciones criminales”, había sentenciado Romero el 27 de agosto.

Entonces, Gutiérrez se enteró por el periodista Aranibar no solo que había un muerto, sino que el ministro Romero lo identificó como uno de los responsables de esos hechos.

Rosario de delitos en contra del líder cocalero

Franclin Gutiérrez fue imputado por los delitos de porte y portación ilícita, fabricación, comercio o tenencia de sustancias explosivas, asfixiantes, atentados contra la seguridad de los transportes, atentados contra miembros de organismos de seguridad del estado e instigación pública a delinquir.

En la imputación, la Fiscalía también estableció que adecuó su accionar al delito de asesinato respecto al fallecimiento del teniente Sandoval y como instigador en el caso de los policías heridos.

La defensa de Gutiérrez sostiene que “ninguno de estos delitos” vinculan a una actuación del dirigente de Adepcoca. “No existe nada, no hay indicios” para imputarlo, afirma el abogado Eusebio Vera, quien califica la imputación de excesivamente “subjetiva”.

¿Qué pruebas hay en contra de Gutiérrez?

Al menos siete contradicciones e imprecisiones existen en las sindicaciones del Ministerio Público en contra del líder cocalero de los Yungas, Franclin Gutierrez, detenido hace ocho meses en el penal de San Pedro en La Paz.

Los abogados del dirigente cocalero, Antonio Loza y Eusebio Vera describieron cada una de ellas. ANF buscó la versión de la Fiscalía en La Paz, aguardamos un mes, pero no se nos concedió ni información ni una entrevista con los fiscales a cargo del caso.

Asimismo, solicitamos revisar el cuaderno de investigaciones, pero respondieron que solo las partes tienen este derecho. Aunque ni los abogados pudieron acceder, solo les entregaron copias de dos cuerpos a pesar que ya son cinco.

¿Encuentro o emboscada?

Fue un “encuentro” o una “emboscada” entre los productores de coca y los efectivos de la Fuerza de Tarea Conjunta, se preguntan los abogados, creen que la precisión de conceptos es importante, porque va a definir las características de los hechos.

En el acta de la declaración informativa testifical el teniente Saúl Ayala Cáceres menciona un “tumulto” de gente, lo que significa en criterio de los abogados que hubo contacto directo entre las  personas que se encontraban en el hecho, lo que desbarataría la supuesta emboscada.

¿Por qué trasladan al teniente Daynor Sandoval al hospital de Palos Blancos y no a Caranavi?

El hecho sucedió en San Antonio, en La Asunta, el teniente Sandoval fue trasladado en una ambulancia de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) al hospital de Palos Blancos, sin embargo, para llegar a ese municipio, solo hay...