Assange, el hombre que desata odio y amor entre los gobiernos

en Los Tiempos el 22-04-19 06:04

Durante los últimos años, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, ha hecho bandera de la lucha por la transparencia de los Estados y la libertad informativa, lo que le ha valido tanto partidarios como detractores.

El cambio de orientación política del Gobierno del presidente Lenín Moreno terminó hace dos semanas con la protección de asilo que gozaba Assange en la embajada ecuatoriana en Londres.

Desde la aparición de WikiLeaks, EEUU arremetió con furia contra Assange, porque develó cientos de miles de cables confidenciales que no dejaban bien a Washington ante los ojos del mundo entero. Mediante las filtraciones, la administración estadounidense mostraba su injerencia y manipulación en los asuntos internos de otros países, así como la defensa férrea de sus intereses a costa de la soberanía de los pueblos.

WikiLeaks es una organización mediática a nivel internacional cuyo objetivo es brindar información delicada al público en general sobre guerras, movimientos políticos, y documentos estatales, entre otras informaciones secretas.

Analistas consideran que Assange no es peligroso para EEUU por develar información confidencial, sino porque le pone a la mano de todos.

Su arresto ha regresado al debate la diferencia entre él y Mark Zuckerberg (fundador de Facebook).

Assange es odiado por revelar a todos las mentiras de los gobiernos, mientras que Zuckerberg es amado por haber encontrado la forma de comercializar datos personales.

Las redes sociales no escatiman en afirmar que Assange es peligroso porque da la información gratuitamente, por su parte, Zuckerberg es un genio porque la vende.

La plataforma Wikileaks nació en 2006, pero no se convirtió en un fenómeno global hasta 2010, cuando llevó a cabo la mayor filtración de documentos clasificados de la historia de EEUU.

Se trataba de un arsenal de cables militares y diplomáticos que destaparon la verdad sobre las guerras de Afganistán e Irak, además de todo tipo de detalles inconvenientes sobre lo que los funcionarios estadounidenses pensaban o escribían del resto de líderes internacionales, desde el interés por la salud mental de Cristina Fernández hasta la peculiar guardia femenina del libio Moamar  Gadafi.

“Es una biblioteca gigante de los documentos más perseguidos del mundo. Le...