Cuando el ‘aceite nuestro de cada día’ es un problema medioambiental

en El Deber el 21-04-19 04:59

Empanada frita con café para el desayuno, asaditos con yuca a media mañana, cuarto de pollo a la broasted al mediodía y una salchipapa a la hora de la cena... las frituras proliferan en nuestro medio y para muestra basta un botón. El Pollo Moderno, un local de venta de pollo a la broasted, genera entre 100 y 150 litros de residuos de aceite por sucursal a la semana (son dos locales en total). 

Lo que se traduce, en promedio, desde 800 hasta 1.200 litros al mes. ¿A dónde va a parar el aceite que ya fue usado para freír alimentos? ¿Cuánto residuo de este tipo generan los restaurantes, patios de comida, cadenas de comida rápida, hoteles y los hogares?

En Santa Cruz no se sabe a ciencia cierta cuánto residuo de aceite se produce, no hay datos, como tampoco los locales lo revelan. En el caso del Pollo Moderno, no hubo reparos para dar la información porque ellos son uno de los pocos que entregan el residuo que generan a una empresa que lo acopia para enviarlo a Europa donde se lo recicla y se lo transforma en biocombustible.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1551469702838-0-1'); }); googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761762380-0-1'); });

¿Qué hay del resto? ninguna fuente consultada se anima a sugerir algo, fuera de grabación dicen que lo tiran al lavaplatos o a la calle. Hay quien da a entender que los más livianos de conciencia usan ese aceite (no recomendable para seguir consumiendo) para fabricar salsas secretas y hasta para bañar de aceite los tallarines con que se suelen acompañar los pollos chinos de las zonas populares. Otros aseguran que venden el aceite ya inutilizable, porque rindió para unas 20 frituras y se tornó oscuro, a personas que los visitan de tanto en tanto y le aseguran que lo utilizarán para la elaboración de jabones y detergentes. Estos suelen comprar en Bs 2 cada litro, pero son gente poco formal, que a ratos aparece y a ratos se pierde.

Ana, que antes fue supervisora de un catering cuenta que una empresa recogía el aceite cada semana y se le pagaba con tal de deshacerse de él. Ahora que trabaja por su cuenta y tiene un snack lo tira por una rejilla que se ha instalado en su casa. Dice que antes de eso, lo cola de restos de harina y otros ingredientes de cocina, lo mezcla con un poco d...