La Iglesia transmite un mensaje de esperanza a la gente en Semana Santa

en El Deber el 19-04-19 04:04

En una homilía, celebrada anoche en el atrio de la catedral, el monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de la Arquidiócesis de Santa Cruz, lavó y besó los pies a 12 personas en situación de calle, emulando el gesto de humildad de Jesucristo con sus discípulos durante la última cena. El prelado transmitió un mensaje de esperanza a la población en esta Semana Santa, señalando que el sacrifico del Señor fue para la salvación de la humanidad.

El acto litúrgico, que empezó a las 19:00, contó con la participación de aproximadamente 1.000 feligreses, entre ellos el alcalde Percy Fernández, que vivieron en directo la eucaristía y la ceremonia de lavado de los pies, un signo lleno de amor, de humildad y de servicio, que es una invitación a la sociedad para servir a las personas en situación de calle y generar las condiciones sociales para que salgan de esa precaria condición de vida.

En la jornada de ayer, el papa Francisco celebró por quinta vez una misa del Jueves Santo en una prisión, en la que lavó los pies de 12 detenidos, en Roma. “Ungimos ensuciándonos las manos al tocar las heridas, los pecados y las angustias de la gente; ungimos perfumándonos las manos al tocar su fe, sus esperanzas, su fidelidad y la generosidad incondicional de su entrega”, dijo el papa a los sacerdotes del mundo en la misa crismal del Jueves Santo.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1551469702838-0-1'); }); googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761762380-0-1'); });

En la misma línea, el monseñor Gualberti dijo que cada vez que un sacerdote celebra la santa misa, la comunidad tiene la dicha de revivir el misterio de amor y de cumplir el mandato de Jesús. “Jesucristo quiere dar esperanza y aliento a sus apóstoles para que no se desanimen ante su ausencia. ‘Yo no he venido a ser servido, sino a se...