Confesar y redimir la conciencia, el creyente debe asumir un compromiso espiritual

en El Día el 18-04-19 07:57

La confesión de pecados es uno de los sacramentos que profesa la religión cristiana entre sus fieles. 

La Semana Santa es la excusa perfecta para que el penitente repase sus malos actos y se prepare para participar de esta actividad religiosa, liberado de acciones que pueden perturbar su vida, explica el padre Juan Carlos Huyahua, párroco del santuario de Cotoca.

Confesar los pecados. Un mandamiento de la Iglesia Católica sugiere a los creyentes confesarse, al menos una vez por año. “Más aún en esta época de Pascua. 

Es un sacramento que Jesucristo ha instituido a Pedro la potestad de perdonar los pecados. 'Lo que se ata en la tierra queda atado en el cielo. Y lo que se desata en la tierra, queda desatado en el cielo'", dice el párroco, citando a Mateo 18:18.

Los creyentes acuden a las iglesias. Siguiendo esta tradición, la jornada del miércoles miles de creyentes llegaron hasta la catedral metropolitana y otras capillas y parroquias de la ciudad, para confesar sus pecados. 

Fueron atendidos desde las 9:00 de la mañana y el servicio se prolongó hasta las 21:00 horas. Para esto no hay edad y por ello es que se observa desde niños, jóvenes y adultos. 

Mientras que los religiosos, pese a realizar este sacramento con mayor frecuencia, se confesaron el día martes, y luego renovaron sus votos, en un acto realizado en la catedral, siguiendo la tradición de Semana Santa.

Lib...