Fe, amor y fervor al máximo en el inicio de la celebración de la pasión de Jesús

en El Deber el 15-04-19 06:30

Isaura Hinojosa espera con devoción la Semana Santa. Desde pequeña acompañaba a sus padres a la celebración de la pasión y muerte de Jesús y hasta ahora sigue fiel a su fe y amor por el Señor. Cada Domingo de Ramos se traslada desde el barrio Convifag hasta el atrio de la catedral para hacer bendecir su palma. Luego de la misa, lleva la palma bendecida a su casa, saca la del año anterior, la quema y la coloca en la puerta de ingreso. Para ella es una forma de protección para su hogar y le hace recuerdo, como católica, que Jesús es el rey.

Similar costumbre tiene Marlene Gutiérrez, del Plan 3.000, y Enrique Romero, de Villa Fátima, que ayer llegaron hasta la plaza 24 de Septiembre, que quedó pequeña ante los miles de feligreses que participaron de la celebración del Domingo de Ramos que conmemora la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén montado en un burrito. Ambos coinciden en que es un tiempo de reconciliación, por lo que todos los años celebran la Semana Santa con mucho amor, fe y fervor, y participan de todas las celebraciones que recuerdan la pasión y muerte de Jesucristo.

El inicio de la Semana Santa comenzó con una procesión desde las diferentes parroquias del centro hasta el atrio de la catedral. Enseguida se procedió a la bendición de las palmas para luego dar paso a la proclamación de...