Burgos, toda una vida al servicio de la esgrima

en La Razón el 03-04-19 04:12

La esgrima es su vida. Considera que este deporte marcó su destino desde niña, pues le dio disciplina, persistencia, carácter y un estilo de vida que la hizo una exitosa deportista, destacada entrenadora y actualmente una dirigente responsable. Erika Burgos está más de tres décadas ininterrumpidas en este mundo.

Gran parte de su vida transcurrió entre el florete, el sable y la espada, desde la primera vez que llegó a una pedana a los 12 años hasta que actualmente preside la federación de esta disciplina.

“La esgrima no solo es un deporte, sino es una pasión que fue determinante en mi vida, un ciclo hermoso. No solo por el hecho de ir a representar a La Paz, a Bolivia, sino por conocer a otras personas, lugares y competir. Un deportista es un privilegiado porque tiene vivencias que otros no y eso le ayuda en la vida, al menos conmigo lo hizo mucho”, asegura Burgos.

De su etapa de deportista, recuerda que los entrenamientos fueron lo más duro y que llegar a competir fue la conclusión de todo eso. Tiene en mente una de sus primeras victorias, en los Juegos Nacionales Hugo Banzer, en Santa Cruz, donde logró la primera medalla de oro para La Paz, detalle que fue noticioso a nivel nacional.

 Sus éxitos superaron las fronteras, porque en los Sudamericanos y Bolivarianos obtuvo otros éxitos individuales y por equipos. “En espada me fue bien, en florete, también, y en general en las tres armas. Además que competir afuera por la bandera boliviana es otra sensación diferente”.

Excepto en la época en que estuvo en la dirigencia paceña, muy joven a los 20 años, después vino la etapa de enseñar y ser entrenadora. Recuerda que le decían que una buena deportista no siempre es buena instructora, por eso ella al inicio optó por ser monitora de su mentor Froilán Rojas, con quien aprendió bastante la metodología de enseñar a los deportistas.

“...