“Hoy sufre la víctima y sufre el procesado, no hay justicia para nadie”

en El Deber el 31-03-19 08:32

En el discurso que inauguró el último año de su tercer mandato, Evo Morales anunció la creación de una comisión para luchar contra la corrupción. Los opositores advirtieron que era una medida electoral. Desde ese momento, un exdiputado del MAS fue encarcelado por pedir coimas en la Agencia Estatal de Vivienda, un juez de Derechos Reales de Sucre fue detenido y el Viceministerio de Transparencia actuó en varios municipios. Héctor Arce, ministro de Justicia, asegura que todo es producto de una acumulación de institucionalidad en la lucha contra la corrupción.

Desde el 22 de enero se vio una especie de empuje en la lucha contra corrupción, ¿qué cambió?
Creo que la verdadera institucionalidad de la lucha contra la corrupción ha venido con el presidente Evo. Antes hubo algunos intentos que fueron vanos y no crearon institucionalidad. Recordemos el poder que, entre comillas, le dio el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada a Carlos Mesa, que quedó en nada. No se creó institucionalidad y hubo una periodista muy destacada que no tenía un cargo, un equipo, un denominativo y finalmente la gente la llamó la zarina anticorrupción y ese cargo no existe.

La verdadera lucha anticorrupción nace con el Gobierno del presidente Evo, en el año 2006, cuando hacemos una modificación de la ley LOPE y creamos un Viceministerio de Justicia y Transparencia Institucional, que dependía del Ministerio de justicia. Más adelante, con la nueva Constitución, se aprueba la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz. Se empieza un periodo de implementación y de generalización de la lucha contra la corrupción.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1551469702838-0-1'); }); googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761762380-0-1'); });

Esto llega a su punto más alto cuando se aprueba la ley 964, en 2017, en la que se establece la presencia de la lucha contra la corrupción en todos los niveles del Estado, los cuatro órganos del Estado, las gobernaciones, municipios y hasta en las universidades. Ante la presión de algunos casos que han tenido ribetes de escándalo, creamos la Comisión de Acción Inmediata y, siguiendo la política del presidente Evo, que es cero tolerancia a la corrupción, se actúa, se verifica y se procesa sin ver quién está en frente, si es opositor o si es un alcalde nuestro. Con mayor razón si es un alcalde nuestro, se actúa con mayor severidad. Ha llegado un punto de inflexión en el que tenemos que dar la batalla final contra la corrupción.

¿Se ha vuelto más intensa en los últimos meses?
No creo, ha habido una acción constante. La lucha contra la corrupción siempre se ha mantenido, pero han aparecido más casos de corrupción con ribetes de escándalo y eso hay que analizarlo.

La respuesta tiene que ser mucho más fuerte y es lo que estamos haciendo en estos días. Cuando usted ve todo el desarrollo económico del país, el crecimiento económico, la reducción de la pobreza, se basan en varias cosas, entre ellas que se ha reducido al mínimo la corrupció...