Eduardo Villegas: ‘Llego a la selección en el momento justo, quería y trabajé mucho para esto’

en La Razón el 06-02-19 02:11

Paso a paso llegó Eduardo Villegas a la dirección técnica de la selección nacional. Siempre estuvo en su mente tener la chance, que el sábado la refrendó al firmar su contrato con el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas. 

Los éxitos que tuvo en el fútbol boliviano —es el DT más campeón con seis títulos— más su trabajo disciplinado y siempre actualizado fueron el impulso para que el Comité Ejecutivo se decante por él y lo designe.

Antes de retirarse como futbolista ya pensaba en ser entrenador, pero decidió subir escalón por escalón, primero con categorías inferiores, luego con amateurs, juveniles y clubes profesionales, hasta llegar a la Verde.

Escasas horas después de firmar su contrato recibió junto a su familia en su domicilio a Marcas Plus de La Razón para hablar de sus primeras sensaciones, de sus proyectos y sueños al mando del plantel.

— ¿Se hace realidad el sueño de llegar al cargo más importante al que puede aspirar un técnico?

— Creo que sí, es algo que anhelaba, que lo he soñado con mi equipo de colaboradores y con mi familia, pero aparte de eso lo he trabajado en los clubes donde he estado e hice siempre una buena labor.

Es una satisfacción doble, porque la elección fue unánime. Y más allá de los votos de los miembros del Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) está el sentir de la gente que no elige pero da sus opiniones y lo hizo en los medios de comunicación, en las redes sociales y en las calles y avenidas de las ciudades por donde estuve. Todos me brindaron mensajes de apoyo y lo mismo a los miembros de mi cuerpo técnico. Sentir ese afecto me ha fortalecido muchísimo para disfrutar de este tiempo y de lo que va a venir mucho más adelante, y ojalá hagamos un buen trabajo.

— ¿Cuántas veces estuvo cerca y no se dio?

— Es bueno recordar las veces anteriores para no perder la cuenta. Hice un interinato en 2010 y luego hubo dos invitaciones para el cargo: una de Carlos Chávez y otra de Marco Ortega (expresidentes de la FBF), pero había rechazado ambas; finalmente, durante la gestión de Rolando López, él también me convocó aunque al final el elegido fue Guillermo Hoyos. Esta es la cuarta posibilidad de estar en la selección y se da de manera especial, porque muestra que estoy viviendo un lindo presente futbolístico.

— Nunca se rindió, ¿eso también inculcará a los futbolistas a la hora de jugar?

— Seguro. El fútbol es como una pelota que gira permanentemente y hay que estar siempre arriba, procurar no estar abajo. Sé que vamos a tener altas y bajas, pero seguiremos en la lucha. Yo no me he rendido jamás.

Admito que cuando la dirigencia decidió por otro entrenador me quedé muy triste, pero nunca me he caído y dije ‘voy a seguir trabajando, ir paso a paso hasta que me llegue la oportunidad’.

— Ahora como técnico de la selección, ¿qué criterio tiene de la afirmación de que Bolivia no debe pensar en el próximo Mundial sino prepararse para el subsiguiente?

— Llego a la selección en el momento justo, porque decidí y quería esto desde hace mucho tiempo. He seguido atentamente los procesos anteriores, los que se completaron y los que se han ido cortando. Desde afuera tenía ideas y con mis colaboradores veníamos haciendo nuestros equipos y pensábamos que podíamos mejorar en algunas cosas, poner a fulano, a otro en lugar de éste y hacíamos nuestras formaciones para cada partido.

El proceso lo he continuado desde 2010 y hoy, teniendo la posibilidad de estar adentro, no debería ser muy desconocido. Tengo una idea clara de lo que se ha dado en los procesos anteriores y ahora cuento con la chance de soñar con ir a la Copa, sueño con el Mundial. Me siento fortalecido con el apoyo y respaldo del presidente de la FBF para cubrir las necesidades de los futbolistas y que el equipo esté respaldado, además con mejores condiciones para cuando le toque entrar a la cancha.

— ¿Considera que el título obtenido con San José en 2018 fue el paso decisivo para llegar a la Verde?

— Fue el último paso, lo asemejo como cuando el alpinista llega a la cima y corona poniendo la bandera. Lo de San José me ayudó mucho por todos los componentes y uno de ellos es el económico, nunca puse por encima de nuestras decisiones la parte econ...