Ruido e inseguridad inquietan a vecinos del Parque de la Familia

en Los Tiempos el 28-01-19 07:04

A más de tres años de la inauguración del Parque de la Familia, un centenar de vecinos de la OTB Parque del Niño denunciaron constantes problemas que la Alcaldía no resuelve de manera definitiva. Ruido, comercio y congestión vehicular son algunas de las dificultades.

“El nivel de molestia ha llegado a tal punto que algunos miembros del directorio y vecinos plantearon la posibilidad de que se cierre”, advirtió el presidente de la OTB, Mario Lino.

El representante explicó que el lugar era tranquilo, al ser una zona residencial, hace cinco años. Sin embargo, en la actualidad se convirtió en un espacio ruidoso, donde proliferan comerciantes informales y casi a diario se produce algún hecho delictivo, a consecuencia de la excesiva afluencia de usuarios que llegan al sitio de esparcimiento.

“El fin de semana la situación nos rebasó. Hasta donde sabía, el parque es para que gente venga de disfrutar de un espectáculo de agua y luz. Pero al ingresar vimos que armaron un escenario donde los asistentes gritaban y quien lo hacía más fuerte recibía un regalo”, contó Lino.

Agregó que las familias llegaron hasta las boleterías con la firme intención de bloquear, pues no podían descansar por la bulla en el lugar.

Romy San Miguel, otra vecina, comentó que en reiteradas oportunidades enviaron notas. También se reunieron con funcionarios de la Empresa Municipal de Áreas Verdes y Recreación Alternativa (Emvra) y la Subalcaldía Adela Zamudio para resolver el tema de la contaminación acústica, pero no tuvieron éxito.

El fracaso se debe a que se llega a un acuerdo con los administradores, pero a los meses los cambian y nuevamente deben peregrinar por las oficinas para ser escuchados.

“Soy audióloga y por eso he podido participar en las mediciones que realizó el personal de Medio Ambiente de la Alcaldía. Los niveles llegan hasta los 130 decibeles fuera del parque, cuando lo aceptable por la Organización Mundial de Salud (OMS) es de 60”, manifestó.

La especialista cuestionó que los funcionarios hayan verificado los niveles de sonido al interior del parque cuando el problema se presenta en las viviendas. Los vecinos observan que los parlantes tienen la capacidad de generar ondas expansivas fuera.

“Prácticamente tenemos que cerrar las puertas y ventanas para amortiguar un poco el impacto del ruido. Los fines de semana y en feriado es peor, sentimos que los vidrios se romperán en cualquier momento”, relató María Estela Granda, una vecina.

Comercio informal

El crecimiento del comercio informal, en el ingreso principal del Parque de la Familia, es otro tema que preocupa a los vecinos. Reclaman porque dejan basura en las calles y crean aglomeración de personas, que son aprovechadas por delincuentes para robar celulares y objetos de valor a los visitantes.

“Pese a que hay una norma que establece que en el Parque del Niño, el antecesor, no se debería permitir que s...