Los poderes venezolanos cierran filas alrededor de Nicolás Maduro

en Correo del Sur el 25-01-19 09:07
PROPUESTA

Nicolás Maduro dijo ayer que está "de acuerdo" con la iniciativa de una nueva ronda de diálogos con la oposición, como propusieron los Gobiernos de México y Uruguay

La mayoría de los poderes del Estado venezolano cerraron filas ayer con Nicolás Maduro, luego de que el jefe del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, se autoproclamara el miércoles como presidente, en el mayor acto de desafío al mandato del gobernante chavista desde que ascendió al poder en 2013.

Maduro, que ya desestimó la acción de Guaidó, acudió ayer al Supremo, donde los magistrados le remarcaron su respaldo, sólo minutos después de que lo hicieran los militares, un sector que, según el antichavismo, representa el principal soporte de la llamada revolución bolivariana.

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, denunció que la autoproclamación de Guaidó constituye un "golpe de Estado" y un hecho "reprochable" que atenta "contra la paz de todos los venezolanos".

"Alerto al pueblo de Venezuela que se está dando un golpe de Estado contra la institucionalidad de nuestra democracia, contra nuestra Constitución, contra el presidente Nicolás Maduro, presidente legítimo", dijo el ministro ante periodistas y acompañado por otros altos mandos militares.

Padrino, que habló en nombre de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), acusó a "factores desquiciados" de la oposición venezolana de querer "irrumpir de una manera violenta" al propiciar un Gobierno de facto que, auguró, "no va a ser victorioso".

El titular de Defensa aseguró que los militares garantizarán la "paz ciudadana" y evitarán enfrentamientos entre venezolanos, en medio de las protestas antigubernamentales que se desataron esta semana –casi todas de noche y en barriadas– y que dejaron unos 26 fallecidos, según cifras no confirmadas por el Gobierno.

"No vamos a tolerar hechos vandálicos o terroristas", agregó el Ministro.

El mismo apoyo ofreció el Consejo Nacional Electoral (CNE) al exigir "respeto a la ley que regula los procesos" de votación del país y asegurar que Guaidó desconoce la Constitución al pretender asumir las competencias de la primera magistratura.

"En nuestro país, los cargos de representación popular son electos por el pueblo", dijo la jefa del órgano, Tibisay Lucena, al leer una declaración ante periodistas.

En tanto que el titular de la Fiscalía, Tarek Saab, condenó "la vergonzosa pretensión" de Guaidó de "dar un golpe de Estado y querer formar un gobierno paralelo al legal y legítimamente constituido", sin anunciar acciones legales contra el opositor, como ha sugerido Maduro que deben proceder los órganos de justicia.

En su pronunciamiento, Saab criticó que el Parlamento no reconozca "la legalidad y legitimidad del resto de los poderes públicos", un hecho que inició en 2016 cuando el Supremo declaró a la Cámara en desacato, pocas semanas después de que la oposición se hiciera con la mayoría de los escaños.

"Miembros de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) han venido solicitando ilegalmente la intervención de gobiernos extranjeros que son enemigos del pueblo (...) a fin de desconocer al gobierno legal y legítimamente constituido de Nicolás Maduro", dijo el fiscal al leer un comunicado ante periodistas.

¿DIÁLOGO?

Maduro aseguró ayer que está "de acuerdo" en retomar los diálogos con la oposición, una propuesta que lanzaron ayer los Gobiernos de México y Uruguay.

"El Gobierno de México y el Gobierno de Uruguay han propuesto que se cree una iniciativa internacional para promover un diálogo de las partes en Venezuela (...), les digo públicamente (que) estoy de acuerdo", dijo Maduro en el discurso que ofreció ante el Supremo.

Maduro reiteró que los diplomáticos venezolanos en Estados Unidos deben abandonar ese país y ordenó cerrar la embajada y los consulados, al tiempo que insistió que los estadounidenses deben irse, a más tardar el domingo.

El Gobierno de Estados Unidos ordenó ayer la evacuación de todo su personal no esencial en Venezuela después de que Maduro les diese el miércoles 72 horas para su salida.

En una alerta de seguridad, el Departamento de Estado también recomendó a los estadounidenses que residan o estén de viaje en Venezuela "considerar seriamente" abandonar el país.

Por su parte, un grupo de 70 intelectuales, historiadores y expertos en política latinoamericana pidieron ayer al Gobierno de Estados Unidos no interferir en la política interna venezolana y apoyar un diálogo entre el gobierno y la oposición.

"Al reconocer al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como el nuevo presidente de Venezuela, algo ilegal bajo la Carta de la OEA, el Gobierno de (Donald) Trump ha acelerado la crisis política de Venezuela con la esperanza de dividir a los militares venezolanos y polarizar aún más a la población, obligándolos a elegir ba...