Juan Guaidó se declara presidente y Maduro rompe relación con EEUU

en Correo del Sur el 24-01-19 02:48
LEGITIMIDAD

Después de que Maduro jurara el cargo, el Grupo de Lima reconoció la legitimidad de la Asamblea Nacional y repudió a Maduro; mientras que EE.UU. dio un paso más ayer.

La crisis política de Venezuela llegó a un nuevo nivel ayer cuando el presidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, Juan Guaidó, se declaró "presidente

encargado" del país y precipitó al gobierno de Nicolás Maduro a romper relaciones con Estados Unidos que, como otros países y la Unión Europea, respaldaron al líder opositor.

"Ante Dios todopoderoso, Venezuela, juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres", dijo ante una multitud.

Cientos de miles de personas salieron a las calles de la capital del país, así como de otras ciudades, para participar en manifestaciones convocadas en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Desde un pequeño escenario y entre gritos de júbilo, Guaidó pronunció su discurso y aseguró que no temía ser encarcelado.

El Presidente de la AN –controlada por la oposición y declarada en desacato por las autoridades judiciales afines al gobierno– dijo que daba este "paso" para "lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y tener elecciones libres".

Tras su anuncio, los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos y Perú expresaron su reconocimiento a Guaidó, mientras que México y Bolivia respaldaron a Maduro.

El juramento de Guaidó fue el paso culminante de un proceso iniciado por la oposición tras la toma de posesión de Maduro para un segundo mandato presidencial el pasado 10 de enero y aumenta las tensiones existentes entre los poderes públicos en Venezuela.

Poco antes del discurso de Guaidó, el Tribunal Supremo de Justicia emitió una declaración en la que afirmó que la AN estaba usurpando las competencias del Ejecutivo y exhortó al Ministerio Público a "determinar las responsabilidades" de las autoridades del Parlamento.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y varios de sus homólogos del continente mostraron su respaldo a Guaidó.

"Hoy reconozco oficialmente al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente interino" del país sudamericano, manifestó Trump en un comunicado.

El Grupo de Lima, integrado por 14 países, emitió un comunicado de respaldo pero sólo a nombre de 11 de sus integrantes: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia,Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú.

México, uno de los integrantes del grupo, ya anunció que mantendrá relaciones con el gobierno "legítimamente electo" de Nicolás Maduro.

"México no participará en el desconocimiento del gobierno de un país con el que mantiene relaciones diplomáticas", aseguró la Cancillería en un comunicado de prensa con la posición oficial de México en la crisis venezolana.

Bolivia y Cuba, por su parte, anunciaron que también seguirán reconociendo el gobierno de Maduro, mientras que Ecuador respaldó a Guaidó.

LA RESPUESTA

Fue el propio Maduro, en un discurso ante sus seguidores, quien anunció la ruptura de relaciones con el gobierno de Washington, al que acusó de "intervencionismo y dio 72 horas al personal diplomático para que abandone la embajada..

"Hoy se comieron la luz, por eso anuncio ante los pueblos y naciones libres del mundo que como presidente constitucional, jefe de Estado y jefe de gobierno, en cumplimiento de mis funciones que juré respetar y hacer respetar, que Venezuela rompe relaciones diplomáticas, políticas y económicas con el gobierno imperialista de Estados Unidos".

"Fuera, se van de Venezuela. Basta de intervencionismo, aquí hay dignidad, carajo, aquí hay pueblo dispuesto a defender esta tierra", prosiguió en su enérgico discurso.

Maduro dedicó la mayor parte de su alocución a criticar al gobierno de Estados Unidos, al que señaló directamente como responsable de los sucesos, en que el presidente de la opositora Asamblea Nacional se juramentó como "presidente encargado" de Venezuela.

Acusó al Gobierno de Trump, de dirigir "una operación para imponer" en Venezuela, a través de un golpe de Estado, "un Gobierno títere a sus intereses".

"¿Podemos los venezolanos calarnos que desde Washington se pretenda imponer un presidente en Venezuela? Es una gravísima irresponsabilidad, es una gravísima insensatez de la política extremista del Gobierno de Donald Trump", añadió.

El Presidente venezolano se mostró firme y dijo que su gobierno se hará respetar con mucho aplomo y serenidad.

"Aquí no se rinde nadie, aquí vamos a la carga, aquí vamos al combate, a la victoria de...