Evo apuesta por continuidad y opositores lo cuestionan

en Correo del Sur el 23-01-19 06:41
FIESTA Y ALCOHOL

Tras los actos oficiales de "celebración" del Día del Estado Plurinacional, algunos integrantes de organizaciones sociales comenzaron a consumir bebidas alcohólicas en plena vía pública, en los alrededores de la plaza Murillo.

Vecinos de la zona apelaron a las redes sociales para denunciar los hechos, con “gente ebria y agresiva", obstruyendo el paso a sus casas.

En un recorrido del diario El Deber se pudo observar que algunos de los sectores del Gobierno, tras su paso por el kilómetro cero de la urbe paceña, se apostaron en calles aledañas para comer y comprar cerveza.

El presidente Evo Morales abrió ayer el último año de su tercer mandato consecutivo y celebró sus 13 años en el poder, con un mensaje de continuidad que enfatizó en la fortaleza económica del país, tenues admisiones a las flaquezas del Gobierno y el anuncio de que impulsará la jubilación obligatoria; el discurso ante la Asamblea Legislativa Plurinacional fue criticado por diversos actores de la oposición.

El Jefe de Estado y el Gobierno, apoyado por sus sectores sociales, apuestan por la continuidad de las actuales políticas económicas y sociales; Morales está esperanzado en gobernar hasta 2025 y su cuarta habilitación para las presidenciales de octubre aún enciende polémica, porque desconoce los resultados del 21F y el límite de la Constitución Política del Estado.

Morales pronunció ante el Parlamento un discurso de poco más de 51 minutos, el más corto de su mandato en el Día del Estado Plurinacional, una celebración que él mismo instituyó en 2010.

No se refirió expresamente a los comicios y pronunció un mensaje en clave de futuro, pleno de citas sobre lo que su Gobierno seguirá haciendo si se mantiene en el poder hasta 2025.

"Nosotros como Gobierno garantizamos", aseveró antes de enumerar una serie de puntos de su "gran proyecto económico" hasta 2025, año del Bicentenario de la independencia de Bolivia.

Entre ellos, destacó que "la economía seguirá creciendo de manera sostenida", para mantenerse líder en Suramérica, con un crecimiento del 4.5% en 2018, lo que permitirá que "el salario de los bolivianos seguirá incrementándose" y se mantendrán, e incluso "se irán mejorando", ayudas sociales como las destinadas a educación y tercera edad.

"Los pobres y los humildes seguiremos siendo una prioridad para el Estado", sentenció sobre "el sentido último" de un proyecto de Gobierno que espera prolongar.

Morales aspira a la reelección en una candidatura considerada ilegal por opositores y plataformas ciudadanas, que exigen respeto al límite constitucional de dos mandatos seguidos y al referéndum que el 21 de febrero de 2016 (21F) rechazó eliminar esa limitación.

De ganar en octubre, sería su cuarta gestión consecutiva, avalado por una sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que estableció su derecho a una reelección indefinida, al igual que en 2014 ya le autorizó a una tercera.

Ayer, la mayor parte de sus palabras se centraron en destacar logros económicos y sociales de estos 13 años, y recordar proyectos estrella del Gobierno como la industrialización del litio, para la que fijó de plazo entre este y el próximo año.

JUBILACIÓN Y OTROS TEMAS

En otra parte de su discurso, anticipó una ley para implementar la jubilación obligatoria con la finalidad de reducir el nivel de desempleo en el país, que ahora llega al 4.27%. Destacó que "la mayoría de la población, un 62%, tiene ingresos medios, unos 7 millones; antes, eran 3.3 millones, que representaban un 35%".

Reiteró que "en los próximos días habrá novedades en reservas de gas, nuevos megacampos".

Respecto a las debilidades de su gestión, reveló que algunos dirigentes se aprovechan del programa estatal de viviend...