Es el fin de un ciclo: urge cambiar la política hidrocarburífera del país

en Los Tiempos el 21-01-19 06:34

Entre 2015 y 2018, la producción de gas se redujo de un promedio de 60 millones de metros cúbicos por día (MMm3d) a 50, aunque en diciembre de 2018 la producción alcanzó un promedio de 34 MMm3d.

La exportación de gas a Brasil en 2015 tenía un promedio de 30 MMm3d, mientras que a finales de 2018 sólo alcanzó a 12. La exportación a Argentina también se redujo en el mismo periodo, de 17 MMm3d a 8 MMm3d.

En medio de este escenario complejo, ambos mercados manifestaron su interés de reducir los volúmenes de gas importados desde Bolivia.

Para el presidente del Consejo Nacional de Departamentos Productores de Hidrocarburos (Codephi), Herland Soliz, estas cifras demuestran el fracaso de la política hidrocarburífera del país, así como de la gestión del ministro del área, Luis Alberto Sánchez, quien asumió el cargo a inicios de 2015.

“El señor Ministro de Hidrocarburos ha bajado considerablemente los números; él no debería jactarse de las anteriores gestiones que sí los ha subido, porque él los ha bajado”, dice.

Soliz afirma que, desde 2015, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) ha firmado más memorándums de entendimiento que en cualquier otro periodo, pero estos acuerdos no se materializaron en contratos serios de venta de gas, pese a que el contrato con Brasil se acerca a su fin.

También hace notar que la exploración no ha tenido resultados positivos durante los últimos 13 años y que las cifras de producción no se modificarán en por lo menos 10 años, puesto que los resultados de esta actividad se ven a largo plazo.

En consecuencia, Soliz propone orientar la política hidrocarburífera hacia tres ejes: a corto, mediano y largo plazo. Señala que a corto plazo, en los próximos tres años, se debe empezar a cambiar la matriz energética con inversiones en energías alternativas, de modo que el uso del gas se reduzca y se destine a la exportación.

A mediano plazo, en los próximos cinco años, señala que se debe invertir en proyectos de mayor envergadura como la hidroeléctrica Rositas que, incluso, permita exportar electricidad. Además, se debe priorizar la inversión en plantas petroquímicas, pero con productos que cuenten con mercados asegurados.

A largo plazo, en los próximos 10 años, Soliz afirma que Bolivia podría disponer de nuevas reservas de gas producto de los trabajos de exploración que se realizan actualmente y que necesariamente deberá haber resuelto el tema marítimo, ya sea por con una salida al Pacífico o al Atlántico, puesto que el actual negocio del gas que se gesta es a través de la exportación de gas natural licuado (GNL).

Fin de ciclo

Por su parte, el especialista en hidrocarburos Hugo del Granado considera que cambió el ciclo de las materias y que por ello el precio del barril de petróleo (WTI) ya no está por encima de los 100 dólares. También señala que los países que eran consumidores hoy son productores: hallaron y desarrollaron reservas.

Ante ese escenario, cuestiona a las autoridades de Gobierno por no haber tomado medidas a futuro adecuadas a las nuevas circunstancias.

Del Granado añade que “e...