Economía, Bolivia registra 13 años estables, pero muchas debilidades

en El Día el 20-01-19 11:57

Este martes 22 de enero, el presidente Evo Morales cumple 13 años ininterrumpidos al frente del timón del Estado. En ese lapso de tiempo, que engloba casi tres periodos de gestión gubernamental, Bolivia mantuvo una destacable estabilidad económica con inclusión social y muchas obras de infraestructura vial. Pero en contrapartida,  desnuda una realidad compleja traducida en un crecimiento a menor ritmo, alto déficit fiscal y  una economía vulnerable a los efectos externos, que en conjunto registra al menos 10 debilidades, que en perspectiva, son motivos de preocupación.

Según diversos economistas, la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) y el propio Fondo Monetario internacional (FMI), las mayores incertidumbres tienen que ver con la escasa diversificación de la economía. Esta situación se tradujo en una alta concentración del Estado en las decisiones administrativas, debilidad en la institucionalidad, déficit fiscal, déficit de balanza comercial, expansión del gasto público, crecimiento del endeudamiento externo e interno, desacumulación de reservas internacionales del Banco Central de Bolivia (BCB). Asimismo, una rígida política de presión fiscal o tributaria, aumento de la informalidad, incremento de la precariedad laboral, medidas restrictivas a las inversiones y creación de nuevos empleos, pérdidas de mercados y competitividad para nuestros productos en el exterior.

José Alberti, economista, ve una falta de políticas y reformas económicas que encaminen a Bolivia por la senda del desarrollo social y económico, como la mayor debilidad de la actual administración. "La economía se ha sostenido por los ingresos de los hidrocarburos, y el crecimiento del PIB y de la demanda interna, que en el fondo responden a un gasto ineficiente y con niveles preocupantes de deuda externa e interna", precisa.

Un contexto de 13 años.  Según el economista Germán Molina, durante tres períodos presidenciales continuos del presidente Morales (2006-2019) y trece años de gestión, el Gobierno envió a la Asamblea  Legislativa Plurinacional (ALP) catorce proyectos del Presupuesto General del Estado (PGE) anuales, de los cuales los primeros ocho años (2006-2013) fueron de un superávit fiscal acumulado de 14,5%  respecto al PIB (Producto Interno Bruto). 

En cambio, los siguientes seis años (2014-2019) fueron de un déficit fiscal acumulado de 40,0% respecto al PIB. "En seis años desahorramos todo lo acumulado en ocho años y adicionalmente gastamos más acumuladamente un 25,5% respecto al PIB", precisa el experto.  

A su vez, Alberti enfatiza que el estancamiento de la economía boliviana tiene sus orígenes por la falta de políticas económicas orientadas a mejorar la productividad y competitividad del país. "Debemos comprender que solo elevando nuestra productividad y mejorando competitividad tendremos mejores días para todos los bolivianos, lo demás son cuentos", asegura.

Al finalizar el 2018, el Fondo Monetario Internacional (FMI), había advertido que la economía boliviana ha ingresado a una etapa de dificultades y riesgos, por lo que recomienda medidas de ajuste, especialmente del gasto corriente e inversión pública, para...