Maduro comienza su segundo periodo y sella su aislamiento

en Correo del Sur el 11-01-19 01:41
RESPUESTA A LA UE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo ayer estar listo para seis años más en el poder como un "demócrata" en el inicio de su segundo mandato, que promete profundizar su aislamiento internacional y cuya legitimidad es cuestionada por la oposición local y numerosos gobiernos de América y Europa.

"Soy un presidente demócrata de verdad", dijo el mandatario durante su discurso en la toma de posesión que se llevó a cabo en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en Caracas, y a la que asistieron sólo seis jefes de Estado.

“El mundo es más grande que el imperio estadounidense y sus satélites. Aquí está presente ese mundo”, afirmó Maduro al dirigirse a las cerca de 50 delegaciones internacionales que viajaron a Caracas para asistir al acto.

Las palabras del líder chavista responden a los señalamientos de 19 países americanos y de la Unión Europea (UE) que no reconocen la legitimidad de su reelección por haber sido obtenida en unos comicios señalados de fraudulentos y en los que no participó el grueso de la oposición.

Al tomar juramento –ante el presidente del TSJ, Maikel Moreno–, el mandatario se comprometió a cumplir y hacer cumplir todos los postulados y mandatos de la Constitución para "defender la independencia e integridad absoluta de la patria".

Según dijo, su nueva Administración procurará "construir el socialismo del siglo XXI" y "llevar a la prosperidad social y económica" al pueblo venezolano, que hoy sufre la peor crisis económica de su historia.

La toma de posesión se llevó a cabo en el TSJ y no en el Parlamento como indica la Constitución porque el Supremo declaró a la Cámara en "desacato" en 2016, pocas semanas después de que la oposición se hiciera con la mayoría de los escaños.

Los mandatarios de Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; Cuba, Miguel Díaz-Canel; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Osetia del Sur, Anatoli Bibílov; y Abjasia, Raul Jadyimba; (los dos últimos países no reconocidos por Naciones Unidas) encabezaron la lista de dignatarios que sí acudieron al acto.

Ante ellos y otra treintena de representantes internacionales Maduro denunció haber sido víctima de "ataques brutales de una derecha extremista y fascista" desde dentro y fuera de Venezuela que, remarcó, llevan a cabo una "campaña diaria" contra la revolución bolivariana.

Su país, dijo, vive bajo un sistema "profundamente democrático", y en los próximos seis años corregirá los problemas económicos causados por la corrupción.

La jura del segundo mandato salpicó sólo las cercanías del Supremo mientras el resto de la capital mantuvo su ritmo diario; ralentizado y sin festividad.

Dos horas más tarde, el presidente acudió al más grande fuerte militar del país, también en Caracas, donde el Alto Mando de la institución castrense le juró lealtad y obediencia tras reconocerlo una vez más como su comandante en jefe.

"He dado la orden (...) para que hagamos las primeras operaciones integrales cívico militares de defensa nacional (...), toda la Fuerza Armada desplegada defendiendo el territorio, unida con el pueblo defendiendo nuestra patria", dijo Maduro en un acto con militares.

Maduro llegará a 12 años en el poder tras haber obtenido en mayo pasado el 70 % de los votos en una contienda señalada de fraudulenta y en la que no pudieron participar los principales dirigentes del antichavismo pues habían sido inhabilitados políticamente.

POLÉMICA EN BOLIVIA

La asistencia del presidente Evo Morales a la nueva investidura de Maduro, y el respaldo expresado a ese Gobierno desató críticas de la oposición.

Morales dedicó dos mensajes en Twitter a la nueva investidura de Maduro, a la que, según dijo, concurren "varios presidentes y Gobiernos de diferentes países del mundo".

"Venezuela es un Estado soberano, y su pueblo, digno, ha derrotado agresiones políticas, militares y económicas. ¡Felicidades al hermano @NicolasMaduro, a su Gobierno y al pueblo venezolano!", indicó el presidente boliviano, que es aliado político e ideológico del mandatario venezolano, que después se estrelló contra la OEA.

"Resolución de @OEA_oficial que no respeta al gobierno legítimo, legal y democrático de #Venezuela, viola el principio de no injerencia de ese organismo y atenta contra la soberanía de un pueblo que votó por el presidente @NicolasMaduro. #EEUU usa la OEA para forzar intervención", escribió Morales en Twitter.

Uno de los críticos fue el exmandatario y candidato presidencial Carlos Mesa, quien escribió en Twitter que "probablemente el presidente Morales cree en la 'legitimidad' de Maduro, pero no puede hablar a nombre del pueblo boliviano que mayoritariamente repudia al gobierno dictatorial e ilegítimo de Venezuela".

En la misma red social, el senador opositor y también candidato Oscar Ortiz opinó que el apoyo de Morales a Maduro "implica l...