Las exportaciones de urea y GLP no compensan las inversiones hechas

en El Deber el 06-01-19 04:18

En 2014, el presidente Juan Evo Morales en un acto público aseguró que las inversiones realizadas por su Gobierno en la industrialización del gas, específicamente en la construcción de las plantas de separadora de líquidos y la planta de urea y amoniaco, se recuperarían en plazo máximo de dos años. El mandatario hizo estas declaraciones el 1 de septiembre de ese año.

Es más, incluso se animó a proyectar utilidades netas por $us 1.000 millones, por la exportación de GLP y urea. Sin embargo, en cinco años después esto no se cumplió. De acuerdo con datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) a EL DEBER, las exportaciones entre ambos productos, en los periodos 2015 -2018, llegó a $us 203,11 millones.

Según los números de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) la inversión en la construcción de las dos plantas separadoras de líquidos, (la de Río Grande y Gran Chaco) y la planta de urea y amoniaco en Bulo Bulo (Cochabamba) llegó a $us 1.837,22 millones.

En este contexto, las ventas externas cubrieron cerca de un 11% de lo que destinó el Estado en la industrialización del gas. El dato está lejos de la meta autoimpuesta por el jefe de Estado.

Observaciones a los proyectos

¿Pero qué factores han hecho que las metas planteadas con entusiasmo desde el Ejecutivo no se cumplan?, la respuesta en la que coinciden las personas consultadas por EL DEBER, es unánime: la falta de conocimiento de los mercados de estos dos productos y los problemas de operación que han tenido las plantas productoras.

Por ejemplo, la planta de urea que se inauguró en septiembre de 2017, hasta la fecha paró en cuatro oportunidades por diferentes problemas técnicos.

El senador opositor, Oscar Ortiz, duda incluso los resultados obtenidos por el complejo petroquímico en su primer año de operación plena.

Según un informe presentado por el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, en 2018 se vendieron cerca de 264.000 toneladas métricas (TM) de urea. El mercado interno consumió 25.000 TM y se exportaron más de 239.000 TM, a Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay.

Por estas operaciones, solo en el negocio del fertilizante, este ministerio calculó ingresos por $us 78 millones para el Estado.

Ortiz, cuestionó las cifras presentadas por Sánchez.

Es más, sostuvo que si se revisan las estadísticas oficiales de comercio exterior en Brasil, el principal comprador de urea, las exportaciones apenas llegan en promedio a 12.000 mensuales. Afirmó que hasta noviembre de 2018 el valor de los envíos del insumo fue de $us 28,5 millones, por un volumen de 97.000 TM.

Los datos del INE discrepan de las cifras de ambas autoridades. La institución, reportó que durante el 2018 las exportaciones de urea, en va...