Economía, Crecimiento del PIB a menor ritmo prevé un incierto 2019

en El Día el 30-12-18 02:02

Si bien distintos sectores de la economía, han cerrado este 2018 con un balance económico positivo respecto al 2017 y un crecimiento del PIB(Producto Interno Bruto) del 4,6%, está claro que la reducción de la dinámica del crecimiento, acompañada por un aumento en la volatilidad de los mercados financieros internacionales y las escasas políticas de “golpe de timón” o ajustes fiscales de parte del gobierno, hacen prever un panorama incierto para el 2019.

La incertidumbre se agrava aún más, cuando los precios internacionales del petróleo en el último trimestre bajaron de un promedio de $us 70 durante gran parte del año, a solo $us 52 el barril. Para un país altamente dependiente del comportamiento internacional de las comodities y en particular de los precios del crudo, la situación podría ser sombría, dicen diversos analistas. 

Durante el 2018, enfatiza en su análisis el economista Germán Molina, se registró un alto déficit fiscal, escaso ajuste en el gasto público, mayor endeudamiento público, desaceleración de la inversión pública, declinación de la producción hidrocarburífera y sequía en la inversión privada. "Fueron características que son una preocupación de la situación macroeconómica del país", señala.

Lo vulnerable a efectos externos. Oswaldo Barriga, presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), menciona que esa recuperación de las exportaciones y por consiguiente los ingresos del 2018 respecto al 2017, es todavía frágil, mas aún cuando el crecimiento del PIB bordearía los 4,2%. "Estará principalmente basado en un crecimiento del gasto corriente del país y del consumo; no está basándose en un incremento inversión privada, de la productividad, de la mayor exportación del sector no tradicional. Ahí es donde se debe trabajar", precisa Barriga. 

En esa línea, en su reciente análisis al rumbo que toma el comportamiento macroeconómico del país, la Fundación Milenio advierte que más allá de los efectos de la volatilidad de los precios de exportación, la economía boliviana ha empezado a evidenciar problemas estructurales de oferta en renglones productivos claves, como minería e hidrocarburos.

“Incluso en un escenario de recuperación de los precios de exportación, no se puede subestimar la gravitación de factores estructurales que limitan sus efectos benéficos. Así, la falta de inversiones en minería e hidrocarburos, conlleva el agotamiento de reservas mineras y de yacimientos hidrocarburíferos, determinando una severa restricción para la capacidad productiva de dichos sectores, cruciales por su contribución al crecimiento global de la economía”, señala. 

En tanto el Fondo Monetario Internacional(FMI), en su último análisis y monitoreo emitido el pasado 10 de noviembre, alerta la extrema vulnerabilidad de la economía boliviana a potenciales shocks externos de rebaja de precios de exportación. "La economía boliviana ha ingresado a una etapa de dificultades y riesgos, por lo que recomienda medidas de ajuste, especialmente del gasto corriente e inversión pública, para reducir el déficit fiscal y contener la pérdida de reservas internacional...