Laureados con el Nobel piden fin de impunidad

en Correo del Sur el 11-12-18 02:14
PREMIOS

Mukwege y Murad, que suceden en el palmarés del premio a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), compartirán 970 mil euros con que está dotado el premio.

La activista iraquí Nadia Murad y el médico congoleño Denis Mukwege exigieron ayer al recibir el Nobel de la Paz en Oslo el fin de la impunidad de la violencia sexual en conflictos armados y un compromiso internacional para llevarlo a cabo.

Cuando se cumplen 70 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos, pidieron protección para las minorías y considerar la violencia sexual como abuso de esos derechos, con especial atención a niños y mujeres, "víctimas invisibles del horror de la guerra", en palabras de la presidenta del Comité Nobel Noruego, Berit Reiss-Andersen.

Mukwege y Murad fueron  galardonados por visibilizar y combatir la violencia sexual como arma de guerra. El congoleño, por ayudar a las damnificadas del conflicto bélico en su país, y la iraquí, por su condición de víctima y por denunciar públicamente los abusos.

"Los responsables de violencia sexual contra los yazidíes y otras mujeres y niños deben ser perseguidos. Sin justicia, ese genocidio se repetirá contra nosotros y otras comunidades vulnerables", dijo Murad, perteneciente a esa minoría religiosa kurda y que fue secuestrada por el Estado Islámico (EI).

Pese a los esfuerzos en el Congo, la tragedia humana seguirá "si los responsables no son perseguidos", ya que solo la lucha contra la impunidad puede romper la "espiral de violencia", sostuvo Mukwege.

Murad -que perdió a su madre y seis hermanos, historia "similar" a la de cada famil...