La semana de sus vidas

en El Diario el 04-12-18 03:49

Superado su último compromiso en la Superliga argentina, Ríver y Boca enfocan sus objetivos hacia Madrid, en una semana decisiva, que acabará por consagrar a uno de los dos en la Copa Libertadores más polémica de la historia.

Pese a que no eran partidos menores y a que ambos precisaban la victoria para no perder de vista a Racing, la decimocuarta fecha del campeonato argentino quedó “infectada” por la Libertadores.

En el Monumental, lugar donde Ríver regresó para jugar en domingo por primera vez en 231 días, la Libertadores se coló por cada rendija. Inundó los graderíos, donde la afición protestó contra los ultras que apedrearon el autobús de Boca hace una semana (“que se vayan todos, que no quede ni uno”), contra el presidente del país, Mauricio Macri, y, sobre todo, contra la Conmebol.

Con sus pancartas boca abajo, 35.000 hinchas -algo más de media entrada- hicieron visible su malestar por la decisión de trasladar el partido de vuelta de la final a 10.000 kilómetros de su sede.

Sobre el campo...