Preocupante, las exportaciones siguen ancladas por el efecto precio

en El Día el 26-11-18 01:17

La economía de Bolivia, en la coyuntura actual de la alta volatilidad de los precios internacionales del petróleo, se muestra más vulnerable que hace cuatro años atrás, periodo culminante de la bonanza económica. En ese contexto, si bien a septiembre de este año, las exportaciones bolivianas tuvieron un leve crecimiento del 13% en valor, con respecto al mismo periodo del 2017, como muestran los indicadores del INE (Instituto Nacional de Estadísticas); el mismo fue por el efecto precio, dado que en volumen solo se tuvo un repunte insignificante de 0,5%. 

Según Wilfredo Rojo, presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), esos indicadores precisan con exactitud que nuestra economía depende de los factores externos, debido a una preocupante reprimarización de la economía, con una ausencia sistemática de una mayor productividad y diversificación de la misma. 

"No es que hubiese habido mejor desempeño de la economía y menos un despunte en las exportaciones. Sencillamente, este año igual que la anterior, no se ha tenido una mayor productividad; al contrario, hemos descendido, por ejemplo, por el costo de la mano de obra que tiene un gran efecto sobre los precios de los productos nacionales; tampoco hemos tenido nuevos convenios comerciales con otros países. Entonces ha sido más de lo mismo que el año anterior", asegura el representante del sector.
 
Una brecha desfavorable. Según el análisis del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), al tercer trimestre del 2018, las exportaciones bolivianas bordearon los 7.000 millones de dólares, registrando un crecimiento del 13% comparado con similar período del 2017. En tanto las importaciones totalizaron 7.066 millones de dólares, un 3% más de lo alcanzado al tercer trimestre de la pasada gestión.

En términos de balanza comercial, la situación sigue siendo negativa, dado que el comercio exterior de bienes de Bolivia mantiene un déficit comercial que hasta septiembre del 2018 alcanza los 148 millones de dólares, si bien muy lejos de los $us 713 millones adversos del 2017, el comportamiento sigue siendo negativo. 

"Cuando hablamos de déficit de la balanza comercial, nos referimos a que estamos comprando más de lo que vendemos. El problema es que hay un desfase de 148 millones de dólares", argumenta Gary Rodríguez, gerente general del IBCE. 

Además, el experto refiere que el problema es que desde el 2015 hasta la fecha la balanza comercial, consecutivamente durante los últimos tres años, ha sido negativa. 

El efecto de ese comportamiento del desempeño no solo de las exportaciones sino del equilibrado y sostenible de la balanza comercial, tuvo incidencia directa en la economía nacional, hoy cada vez en desaceleración.   

Además, según datos del INE y corroborado por el IBCE, el déficit acumulado de la balanza comercial entre el 2015 y 2018, llega al menos a $us 3.500 millones. Según Rodríguez, eso explica por qué ha caído de manera estrepitosa las Reservas Internacionales Netas (RIN) que al cerrar el 2014, según datos del Banco Central de Bolivia (BCB) habían alcanzado su pico más alto, al situarse en $us 15.123 millones. Al presente mes de noviembre las RIN se encuentran en $us 8.500 millones. La caída registrada en los últimos cuatro años alcanza a $us 6.623 millones. 

"De esa cifra de casi siete mil millones de caída de las reservas, 3.500 millones tienen que ver con la...