Una final maldita

en Correo del Sur el 25-11-18 08:29
EL DATO

En 2015, los jugadores de River fueron atacados con gas pimienta en la Bombonera, por los octavos de final de la Libertadores.

16:00 es la hora en Bolivia del partido River-Boca, a jugarse hoy, domingo.

Era la última final a dos partidos, pues a partir de 2019 la Copa Libertadores se dirimirá en uno solo, y el choque entre River Plate y Boca Juniors planteaba un cambio de era mediático, pero la lluvia aplazó del 10 al 11 de noviembre la ida en la Bombonera y la violencia pasó la vuelta de ayer a hoy, domingo.

Ese domingo 11 de noviembre el partido de ida se jugó en la Bombonera un día después de lo programado, debido a la lluvia, y terminó en empate 2-2.

En esta ocasión, el mundillo del fútbol habló ayer de un bochorno, define como una vergüenza los hechos protagonizados por fanáticos de River que atacaron el autobús que llevaba a los jugadores de Boca al estadio Monumental.

Vidrios rotos, gases lanzados por la Policía para dispersar a los agresores y varios jugadores afectados obligaron a los directivos de ambos clubes y de la Conmebol a sostener una larguísima reunión en el estadio Momumental para decidir la suerte del encuentro decisivo.

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) postergó dos veces la hora del comienzo del encuentro, que originalmente se fijó para las 16:00 hora boliviana.

Y cuando se esperaba que se jugara a las 18:15 (HB) tras cambiar el anuncio de las 17:00, el presidente de la entidad, el paraguayo Alejandro Domínguez, compareció ante la prensa para anunciar el nuevo capítulo de lo que parece ser ya, una final maldita.

“Un equipo no puede jugar y el otro no quiere ganar en estas condiciones”, explicó Domínguez a periodistas.

“Las tres partes junto con Conmebol llegamos a esta determinación y el encuentro se disputará mañana (por hoy) a las 17:00 (16:00 HB) con público”, añadió.

La solución encontrada para la celebración del partido, que puso en evidencia la solidaridad absoluta del presidente de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, y el entrenador Marcelo Gallardo, resultó empañada con las afirmaciones de los jugadores boquens...