Primera guía ambiental define las reglas para asentados en el Tunari

en Los Tiempos el 25-11-18 04:11

Por primera vez en más de 50 años de creación del Parque Nacional Tunari (PNT), se dispone de una Guía Técnica de Gestión Ambiental para frenar los asentamientos encima del límite urbanizable del área protegida —la cota 2.750 msnm— y definir las reglas para las construcciones que se levantaron en el sector hasta la aprobación del plan de manejo, en 2016.

La guía trabajada por el Ministerio de Medio Ambiente a través del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) busca mitigar el daño ambiental que han generado las actividades humana.

Con esta nueva herramienta, se pretende trabajar en tres líneas de acción. Se fomentará la forestación y se prohibirá la cacería. En tanto que los asentamientos tendrán que adecuarse.

La guía se elaboró para la aplicación del plan de manejo. Las tres directrices de base son: (1) medidas de mitigación ambiental; (2) usos permitidos y no permitidos, y (3) planificación espacial y sectorial, a implementarse por las viviendas construidas hasta la aprobación del plan.

 

Mitigación

La guía promueve acciones para evitar mayor degradación ambiental y mitigar lo que ya se generó.

La guía exige respeto a las áreas de protección y servidumbres ecológicas. Es decir que todos los habitantes del parque tienen la obligación de respetar las franjas de seguridad, ríos, arroyos y sobre todo las zonas de recarga hídrica.

Uno de los objetivos es la estabilización de taludes para evitar deslizamientos, mazamorras, inundaciones y otros desastres. Además de la protección de recursos hídricos y biodiversidad.

Por ello se mantiene la restricción para la construcción de viviendas, estructuras deportivas y sociales en cauces o dentro de las franjas de seguridad; hecho que no se respeta en la actualidad, pues en Tiquipaya y Cercado, principalmente, hay varias casas construidas en medio de ríos, que presuntamente están secos. Pero, en los últimos años, se han perdido al menos ocho vidas por riadas en el Tunari.

La guía también ve la necesidad de proteger y recuperar la función ecológica de recarga acuífera.

Según estudios, en la ladera sur del Tunari el agua de lluvia se infiltra y nutre los acuíferos subterráneos que permiten tener pozos y vertientes para el consumo en la ciudad; pero esto se ha reducido debido a la impermeabilización del suelo en esta zona para la construcción de viviendas. Para evitar que esto continúe, la guía seña...