Los niños no deben perder a su familia: el otro gran desafío de la justicia boliviana

en El Deber el 14-11-18 04:44

Cuando Marcela (nombre ficticio) fue incapaz de cuidar a sus cuatro hijos, por los graves problemas psiquiátricos que sufría, el juez se vio sin alternativa: los pequeños debían ir a un hogar de acogida. Como los espacios suelen no ser los suficientes se los repartió en tres lugares distintos entre Montero y Santa Cruz. Los menores de la noche a la mañana no solo habían perdido a su madre, también a sus hermanitos. A pesar que los niños tenían padre, no se contempló la posibilidad de obligarlo a asumir su responsabilidad y mantener a los niños unidos. La desintegración fue la salida.

Este es un panorama que se repite con frecuencia, los niños que quedan desamparados de la noche a la mañana ven como su vida da un cambio que será determinante en su futuro: alejarlos de su familia. En otro caso, una niña fue llevada de la cárcel de Palmasola, donde su madre está presa, a un hogar de acogida sin que se opte por entregárselo al abuelo. La juez de Familia no había recibido la información necesaria de parte de la Defensoría de la Niñez sobre la existencia de un pariente cercano y la “institucionalizó”, que es el término técnico que se usa cuando un menor de edad es trasladado a un hogar de acogida mientras se soluciona su situación.

Datos recogidos por una investigación de Aldeas Infantiles SOS y la Universidad Católica de Bolivia señalan que de los 30.000 niños que están en hogares de acogida en el país un 50% tiene familia extendida o posibilidades de crianza en un lugar donde estarían mejor atendidos que los centros de acogida, entidades que son las víctimas favoritas de los recortes presupuestarios estatales.

#MeImportan ¿Por qué la plaza 24 de Septiembre amaneció llena de peluches?

¿La solución?

Un reciente encuentro interinstitucional, promovido por Aldeas Infantiles SOS y el Servicio Departamental de Gestión Social de Chuquisaca (Sedeges) puso a la justicia frente al espejo y la obligó a reflexionar sobre este delicado problema. La respuesta fue positiva, jueces de Familia de tres departamentos, Cochabamba, Santa Cruz y Sucre, analizaron el tema e hicieron el diagnóstico sobre la situación de casos como el de los cuatro hermanos separados en tres hogar...