La lucha contra el cáncer lidia con equipamiento básico

en Correo del Sur el 21-10-18 04:23

Con dos institutos oncológicos públicos que tienen equipamiento básico y el personal en permanente capacitación, Chuquisaca busca hacer frente a la enfermedad del siglo: el cáncer.

En ambos centros especializados aseguran que el diagnóstico está garantizado, pero admiten que el tratamiento aún tiene debilidades.

El Departamento sólo cuenta con una bomba de cobalto, máquina de radioterapia para el tratamiento de algunas enfermedades, entre ellas el cáncer, y urge la adquisición de un acelerador lineal de electrones, aparato de alta tecnología que se emplea generalmente para irradiar tumores malignos localizados, como los de próstata, pulmón, cerebro, hígado y páncreas.

Así, entre fortalezas y debilidades, tanto el Instituto de Cancerología “Dr. Cupertino Arteaga” –dependiente de la Universidad San Francisco Xavier– como el Instituto Chuquisaqueño de Oncología (ICO) –gestionado por la Gobernación– se esfuerzan por aliviar el dolor de centenares de pacientes.

TIPOS DE CÁNCER

El cáncer de cuello uterino, causa de muerte de un promedio de cuatro mujeres por día en el país, es la enfermedad oncológica con mayor prevalencia en el Departamento. Le sigue de cerca el cáncer de mama, luego el gástrico, el cutáneo y el de próstata.

“El 26% de todos los pacientes que llegan a nuestra institución tienen cáncer de cuello uterino, el 25% es cáncer de mama, que sorprendentemente cuando inició este proyecto nos decían que no había cáncer de mama, que diagnosticaban uno o dos casos al año”.

El comentario lo hace la directora del ICO, Maribel Mármol, quien aclara que no es que haya subido el porcentaje de casos, sino que no estaban diagnosticados.

LA VACUNA: PREVENCIÓN

De todos los cánceres, el de cuello uterino es uno de los pocos, sino el único, que se puede evitar. Investigaciones científicas consiguieron identificar como causantes a subtipos del Virus del Papiloma Humano (VPH).

Ante tal situación y con el objetivo de bajar la incidencia de esta enfermedad, el Ministerio de Salud dispuso, hace más de un año y medio, mediante un programa, que se aplique una vacuna a niñas de entre nueve y 11 años. Los resultados podrán ser evaluados dentro de muchos años. Entretanto la fatalidad, inevitablemente, seguirá rondando a las familias.

“Las mujeres en edad sexual activa deben hacerse un control al año, no sólo de Papanicolaou, una exploración ginecológica, una ecografía ginecológica, porque en la mujer no sólo existe el cáncer de cuello uterino, también el cáncer de endometrio y el cáncer de ovario; tiene que ser una valoración ginecológica integral con los estudios respectivos para cada patología”, explica Mármol.

Al respecto, dice que el profesional médico debe tener una capacitación para hacer un diagnóstico adecuado y oportuno.

El cáncer –nombre común que reciben un conjunto de enfermedades relacionadas en las que se observa un proceso de alteración de las células del cuerpo– puede ser tratado si se lo identifica en su fase inicial. No así en estadios avanzados, por lo que los oncólogos aconsejan la realización de estudios periódicos.

Según datos del Ministerio de Salud, 11.194 personas fueron diagnosticadas con cáncer el año pasado en Bolivia.

El 27% de los pacientes de cáncer mueren como consecuencia de un diagnóstico tardío y la falta de acceso a un tratamiento oportuno y de recursos económicos.

En criterio de la presidenta de la Fundación de Lucha contra el Cáncer, Sussy Sandoval de Lagrava, los pacientes en Sucre tienen más dificultades para el tratamiento de esta enfermedad con relación a ciudades del eje central, en especial de La Paz.

“Creo que es mucho más dramática (la situación) aquí en Sucre, tenemos dos espacios oncológicos donde se hacen los esfuerzos necesarios para brindar el apoyo a los pacientes, aquí...