Bolivia revive gesta

en Correo del Sur el 19-09-18 06:18

Bolivia revive la gesta clasificación de la selección al Mundial de Fútbol, hace exactos 25 años, hecho equiparable tal vez sólo con grandes hazañas como la Copa América obtenida en 1963. A continuación, un breve repaso a la epopeya de una generación dorada que no tuvo continuidad.

Era un 19 de septiembre de 1993, Bolivia se jugaba la vida en Guayaquil y logró lo que parecía imposible: clasificar a un Mundial de la FIFA con méritos propios, dejando en el camino a selecciones favoritas: Uruguay y Ecuador.

Las Eliminatorias de 1993 se jugaron en dos grupos: en uno estaban Argentina, Colombia, Paraguay y Perú. En el otro: Brasil, Uruguay, Ecuador, Venezuela y Bolivia. Dos se clasificaban de cada uno.

Aquel 19 de septiembre, última fecha de las eliminatorias, tanto Bolivia como Uruguay llegaban con diez puntos cada uno y debían sumar unidades fuera de casa. Bolivia arañó un punto ante Ecuador y Uruguay pereció ante Brasil.

La Verde ganó sus cuatro partidos de local, incluso derribó a la poderosa Brasil que hasta entonces nunca había perdido en Eliminatorias. Además, venció a Venezuela en condición de visitante por 1-7, una diferencia que hasta ahora no consiguió ningún otro rival en ese país.

 

“EL   BIGOTÓN”

De discreta trayectoria como técnico, el español Xabier Azkargorta, médico deportólogo, llegó a La Paz una mañana de noviembre de 1992. De ahí en más escribiría una historia alucinante. Recorrería el camino acompañado del argentino Antonio López, Luis Orozco, Carlos Aragonés y el médico Miguel Elías Zaiduni, en la parte técnica.

“Cuando llegué al país, la prensa me llamó ‘ilustre desconocido’, siendo que dirigí ocho años en la Primera de España. También puede ser que haya ‘ilustres ignorantes’, porque esa época no había Wikipedia”, recuerda al diario Los Tiempos el ‘Bigotón’ Azkargorta, como le llaman cariñosamente en el país.

 

LOS  FUTBOLISTAS

El historiador Carlos Mesa en su blog Historia del Fútbol boliviano, menciona que el planteamiento de Azkargorta fue de un 5-4-1 dinámico según el desarrollo de cada partido, mas cerrado en la visita, con mucha proyección de los laterales como local y una subida progresiva de un par de mediocampistas que eventualmente se convertían en delanteros netos. Funcionó magníficamente, salvo el naufragio de Recife.

El equipo de la gloria tenía como titular indiscutible en la portería a Carlos Leonel Trucco. Carlos Borja se convirtió en un marcador de punta que en La Paz subía al punto de ser permanente puntero de penetración.

En el centro de la zaga Gustavo Quinteros y Marcos Sandy, y en la marca en la otra punta Miguel Ángel Rimba y Luis Héctor Cristaldo alternaba entre quinto zaguero, mediocampo de marca y delantero algo volcado a la izquierda.

Cristaldo fue un verdadero motor del equipo. El medio fue siempre un lujo, Milton Melgar y Erwin “Platini” Sánchez como manijas, el uno para serenar y organizar el juego, y el otro para darle fuerza y proyección, además, en el festival de goles bolivianos, el remate aniquilador de “Platini” Sánchez fue más que decisivo.

Julio César Baldivieso fue de una importante ductilidad en ese engranaje de penetración entre el mediocampo y el área, con algunas vivezas notables y con una capacidad como lanzador que en La Paz no tienen parangón en toda la historia del fútbol nacional. Fue...