YPFB gastó $us 759,7 millones en pozos que no colmaron expectativa

en El Deber el 19-08-18 09:16

Desde su refundación en 2006, YPFB anunció con bombos y platillos siete proyectos de exploración. En algunos de ellos, el presidente Evo Morales fue el principal invitado. Incluso algunos, como Lliquimuni en La Paz, Sararenda y Boquerón, en Santa Cruz, coparon titulares en los medios de comunicación, por las altas expectativas generadas por la petrolera estatal. Revisando notas de prensa oficiales y memorias de la estatal, se invirtieron $us 759,7 millones en estos prospectos. Sin embargo, los resultados finales fueron negativos.

Por ejemplo, la perforación del pozo Boquerón, que de acuerdo a las proyecciones oficiales debía triplicar la producción de hidrocarburos líquidos, fue fallida.

Ubicado en el municipio de Yapacaní, el potencial calculado por la petrolera estatal fue de 28 millones de barriles de petróleo (bbl). La cifra hizo que incluso, el 18 de junio de 2015, Yacimientos organice un acto que incluyó un pequeño concierto de los Kjarkas cuando se inauguró la perforación del prospecto.

El dato de que se perforarían otros 25 pozos y que la producción llegaría a 6.000 Barriles de Petróleo por Día (BDP) generó una sensación de euforia del mismo jefe de Estado. Ese día, Morales se mostró efusivo y entusiasmado por el supuesto hallazgo.

Un año después, la propia estatal anunció que los trabajos dieron negativo. Dejó abierta la posibilidad de seguir trabajando en esa zona, pero ya se habían invertido $us 6 millones.

Para esta nota se enviaron preguntas a YPFB y al Ministerio de Hidrocarburos, pero las interrogantes no fueron contestadas.

El fracaso más grande

De acuerdo a las cifras que divulgó la petrolera estatal, el trabajo de exploración más caro que llevó adelante fue Lliquimuni. Contando los trabajos de acceso a la zona de perforación, que es totalmente selvática y otras obras complementarias, la inversión llegó a los $us 540 millones.

La perforación se inició en 2014, el 30 de diciembre. En el inicio de los trabajos participó el presidente Morales, que al tomar la palabra, de forma textual, dijo: “Los estudios y la parte sísmica señalan que acá hay petróleo”.

Luego el extinto Carlos Villegas, que fungía como presidente de YPFB, admitió que el proyecto se realizaba por las demandas del departamento de La Paz y por una petición directa del jefe de Estado. En cuestión de cifras, se esperaba encontrar 50 millones de barriles de petróleo (bbl) y 1 Trillón de Pies Cúbicos de Gas (TCF). Dos años después (en marzo de 2016), YPFB informó de que Lliquimuni no contaba con cantidades comerciales de petróleo.

Ante las críticas, por la expectativa generada, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, dijo que el proyecto no fue un fracaso y que continuarían con estudios en esta región.

El miembro del director de YPFB por Santa Cruz, Víctor Hugo Áñez, señaló que es necesario establecer una nueva hoja ruta en materia exploratoria, para así poder cumplir con los mercados de exportación de Argentina y Brasil.

“Lo que queda es dar un giro total al manejo de la institución (YPFB). Se han rifado el futu...