Licencia para obra de Juegos Suramericanos obvió laguna

en Los Tiempos el 17-07-17 12:22

El impacto ambiental que tendrá la construcción del patinódromo en el área de la laguna de Coña Coña aún es incierto. La Alcaldía sostiene que la obra respeta los 50 metros de protección que se prevén para ríos, lagos y lagunas. Sin embargo, la integrante del colectivo No a la tala de árboles Rocío Estremadoiro dijo que “el problema es que la ficha ambiental ha obviado a la laguna, es como si flotara en el espacio”.

Los argumentos se dieron a conocer en el marco del conversatorio que Los Tiempos organizó sobre el conflicto en laguna de Coña Coña con la participación de representantes del municipio, Gobernación, activistas y ambientalistas.

Los activistas expresaron que la situación de Coña Coña no se puede separar de la realidad de otros espacios como Coña Coña, Alalay, Quenamari, Albarrancho y Cotapachi.

Una de las principales amenazas es continuar cambiando el uso de suelo de áreas verdes a equipamiento, como se hizo con la laguna de Coña Coña, cuando esta medida está limitada por ordenanzas municipales que le otorgan al lugar la categoría de zona de “protección específica” con múltiples funciones como regulador hidrológico y hábitat de vida silvestre.

“Existe un incumplimiento legal. Con todo esto se va a seguir ampliando el área de equipamiento. El problema es colocar una infraestructura que no es compatible con la laguna, pues se trata de una estructura de cemento”, afirmó Jhon Zambrana.

Por su parte, la ambientalista Natalia Vega indicó que en Alalay también se comenzó como en Coña Coña, instalando un campo deportivo junto al vaso de agua pensando que no tendrá impacto ambiental. No obstante, con el tiempo, los químicos utilizados para el pasto y demás llegaron a la laguna al punto de ser una causa más para su muerte.

Esta situación llevó a la consecuencia de tener un medio ambiente degradado, según la directora regional de la cooperación Suiza Swisscontact, Carola Ortuño. “Lo que perdemos como ciudadanos es la degradación del medio ambiente y es lo que estamos viviendo ahora mismo. Somos un valle seco interandino y las lagunas nos aportan humedad. Dan mejor calidad del aire y ayudan a mejorar el clima, porque en esta ciudad hay islas de calor realmente fuertes”, afirmó.

 

Propuestas

Ante esta situación, los ambientalistas dieron sugerencias para trabajar proyectos. Una de éstas es hacer consultas populares para la implementación de proyectos como el patinódromo.

“No se está manejando el tema de la participación ciudadana; no sólo esta gestión municipal, viene de antes. Si se tenía que hacer el patinódromo, se debería haber presentado a los ciudadanos y ni siquiera se debería haber pensado en ponerlo en un espacio natural por simple sentido común. Estamos viendo que el estadio hizo desaparecer la laguna Cuéllar”, manifestó Ortuño.

Asimismo, se planteó hacer un inventario de áreas protegidas con el fin de preservar estos espacios. En muchas ocasiones se observa que las OTB asignan sus recursos para canchas depor...