Ocho escándalos ponen en la mira al Gobierno de Jeanine Áñez

en Los Tiempos el 31-05-20 06:41

Los conflictos en gestiones gubernamentales suelen generar dudas sobre la forma de enfrentar las emergencias. Sin embargo, estos hechos tienen un tinte diferente cuando están cerca las elecciones. Sus repercusiones en quienes son candidatos y mandatarios pueden ser favorables como negativas.En el caso del Gobierno transitorio, al menos ocho escándalos marcaron su gestión desde noviembre de 2019.

Dos ejemplos son Evo Morales y la Chiquitanía y Jeanine Áñez y la pandemia del coronavirus. Son hechos diferentes, pero con similitudes porque demandaron declaratorias de emergencia y las elecciones estaban próximas, siendo los mandatarios candidatos.

Por un lado, el Gobierno del expresidente Evo Morales enfrentó el incendio en la Chiquitanía que devastó 5,3 millones de hectáreas de biodiversidad entre julio y septiembre de 2019 a pocas semanas de las elecciones nacionales. Una parte del oriente boliviano culpó al exmandatario por lo ocurrido.

Por otro lado, la presidenta Jeanine Áñez enfrenta una emergencia que es la pandemia del coronavirus. Debido a su condición de candidata a las elecciones nacionales, el país tiene bajo la mira las acciones de este Gobierno. Un supuesto hecho de corrupción denominado “caso respiradores” puso en el ojo de la tormenta a su gestión, según observan analistas políticos.

En este tiempo hubo tres ministros de Salud y uno de ellos fue destituido por una denuncia de una supuesta compra con sobreprecio y otras irregularidades de 170 respiradores de emergencia.

A esto se suman las fotos de una miss en un avión, viaje gestionado por el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez. Y el traslado de la hija de la presidenta en un avión de la FAB.

Entre otros escándalos durante la pandemia está el traslado de manera privada de una parlamentaria y su hijo hasta La Paz. Luego aparecieron fotos en los que se los ve en el cumpleaños de la hija de la Presidenta.

Además, están los escándalos de presunta corrupción como el ocurrido en Entel, en febrero, tras la salida de Elio Montes en la gerencia, por cobros de finiquitos injustificados por 868.998 bolivianos.

También el caso de la viceministra de Educación Alternativa, Yola Mamani, que fue investigada por presunta venta de cargos.

Los trabajadores de Boliviana de Aviación (BoA) denunciaron que los gerentes estaban disminuyendo rutas con el objetivo supuestamente de cerrar la empresa.

En abril, un presunto caso de corrupción por contrataciones directas y sobreprecios enYacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB)supuso el despido de Herland Javier Soliz, que fuereemplazado por Richard Botello como nuevo presidente.

Otro escándalo fue la salida de la exministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, que se pasó de partido...