Deforestan cerro de Cota y daños contra Tunari siguen en cuarentena

en Los Tiempos el 17-05-20 06:52

Las denuncias de talas ilegales de especies nativas en la serranía de Cota de Quillacollo y en el Parque Nacional Tunari (PNT) aumentaron, pese a las restricciones de circulación por la cuarentena para evitar la propagación del coronavirus.

El retiro de árboles con machetes y motosierras provocó que dirigentes y algunos vecinos se organicen y trasladen a las zonas afectadas para verificar el atentado ambiental e iniciar acciones legales para sancionar a los infractores.

“La tala empezó a fines de marzo. En un principio la gente venía al cerro de Cota con la excusa de hacer actividades recreativas, luego comenzaron a subir con carretillas y bolsas. Así nos dimos cuenta que estaban deforestando nuestra área verde”, relató el presidente del Distrito 6 de Quillacollo, Rafael Berna.

La tala afectó unos 5 mil metros de un bosque de algarrobos que cubre una superficie de 40 hectáreas. El sitio está protegido por la Leyde Medio Ambiente 1333 y la 3194, que declara Patrimonio Nacional, Ecológico, Religioso, Turístico Arqueológico, Tangible e Intangible a esta zona.

Las ramas cortadas fueron empleadas como leña por los pobladores que aprovechan la falta de controlpara ingresar a la reserva natural.

En un recorrido, representantes de las comunidades constataron que otra especie es dañada: el molle. Los troncos son trasladados por varias familias para preparar sus alimentos en fogón ante la escasez de gas en garrafa.

El área devastada se encuentra a escasos metros de las qollqas (silos incaicos), donde cada 21 de junio se celebra el solsticio de invierno o año nuevo andino.

La deforestación llevó a los dirigentes del distrito a intervenir y difundir con megáfonos mensajes para frenar las podas ilegales.

Antes del confinamiento por la pandemia el espacio se utilizaba mayormente para...