Wuhan vislumbra el fin de un confinamiento por el COVID-19 que se extiende por el planeta

en La Razón el 24-03-20 10:13

La provincia china de Hubei, donde surgió el covid-19 en diciembre, se dispone a levantar su cuarentena cuando hay en el mundo 1.800 millones de personas confinadas y el virus amenaza con cobrarse una nueva víctima de peso, los juegos olímpicos de Tokio.

A partir del miércoles, los habitantes sanos de esta zona del centro de China podrán moverse libremente. Pero los de Wuhan, ciudad origen de la pandemia y aislada desde finales de enero, deberán esperar al 8 de abril.

China registró el martes 78 nuevas muertes por el coronavirus, pero son casi exclusivamente de personas llegadas del extranjero. Esto prueba que la epidemia está casi controlada, aunque despierta el temor a una nueva ola de contagios.

Para poder circular, los habitantes de Hubei deberán mostrar un código QR "verde" en sus teléfonos móviles, una especie de justificante de que no están infectados.

"Espero con impaciencia la libertad", dijo Willa a la AFP, subrayando que tras dos meses de confinamiento "la gente está bajo una inmensa presión".

En total, la pandemia ya ha matado a 16.961 personas en el mundo desde diciembre y el número de contagios oficialmente registrados llega a 386.350 en 175 países y territorios, según cifras de la AFP. El número de casos reales puede ser mucho mayor ya que en la mayoría de países sólo se realizan pruebas de diagnóstico a los pacientes más graves.

Ante el avance de la epidemia, el confinamiento se vuelve una regla. Este martes, 66 millones de británicos se sumaban a un encierro obligatorio que va desde Argentina hasta El Salvador y ha dejado al 95% de los escolares en Latinoamérica y el Caribe -unos 154 millones de niños- sin escuela.

Londres, desierto

"No deben encontrarse con amigos, si les piden que salgan deben decir que no", insistió el primer ministro Boris Johnson en un solemne...