Bolivia: hubo 20 deslaves en 12 años; 5 regiones concentran zonas de riesgo

en Los Tiempos el 01-03-20 02:16

Cochabamba

Los desastres naturales por deslizamientos en Bolivia tienen una larga data. Sólo en los últimos 12 años, se registraron al menos 20 deslaves de magnitud, sobre todo en los departamentos de La Paz y Cochabamba, que dejaron decenas de muertos y miles de familias y viviendas afectadas.

Esos dos departamentos, más Potosí, Chuquisaca y Tarija concentran el 90% de las zonas de riesgo de estos eventos y son regiones que comparten las causas que provocan estas tragedias: urbanización irregular y sin planificación; deforestación y falta de planes de manejo de cuencas.

En Cochabamba, al menos cuatro tragedias marcaron la región en los últimos años: el deslizamiento de Chullpakasa, en Morochata (2014), el de Alto Cochabamba (2017) y los dos desastres de Tiquipaya (2018 y 2020).

De acuerdo con el Atlas de amenazas, vulnerabilidades y riesgos de Bolivia, elaborado por Oxfam Internacional, Fundepco y NCCR North South (cooperación suiza) en 2008, las zonas de riesgo por deslizamientos en el país abarcan toda la región de valles y gran parte del altiplano, además de algunas zonas montañosas del oriente del país.

Según el recuento que hizo Los Tiempos, en los últimos 12 años se reportaron al menos 20 deslizamientos de gravedad (ver infografía). La mayor parte de ellos fueron registrados en La Paz y Cochabamba.

El mayor de estos desastres ocurrió en Santa Rosa de Callapa , en la ciudad de La Paz, el 26 de febrero de 2011, que afectó más de 800 viviendas.

El mayor deslave registrado en los últimos 30 años ocurrió también en la sede de gobierno. En el mes de abril de 1996, todo un cerro se vino abajo y sepultó a 18 personas en Cotahuma. Por la magnitud del desastre, el lugar fue declarado camposanto y ahora es el parque Lakauta, según el diario Página Siete.

El exdirector del Programa de Manejo Integral de Cuencas (Promic), Omar Vargas, explicó que Bolivia “es un país de cuencas” y, aunque cada cuenca y cada región tienen sus particularidades, hay varios problemas que son compartidos. El principal de ellos es la falta de planes integrales de manejo de cuencas.

“Antes de definir una zona como zona de vivienda o producción agrícola, de pastoreo o cualquier otra, debería tomarse primero en cuenta el parámetro de la cuenca, tomando diferentes escenarios. Ese vacío tienen los ordenamientos territoriales se han ido haciendo”, aseveró.

Explicó que este problema existe en muchos departamentos, pues “nuestro país es puro cuencas. En Cochabamba tenemos 350 cuencas y 145 cuencas son de alto riesgo con posibilidad de mazamorra o riadas complicadas, pero ahora ¿quién tiene un plan para atender estas cuencas? Es necesario recomponer y a partir de eso dar luces de lo que es el marco de planificación espacial”.

El experto explicó que en Potosí, por ejemplo, en la zona de Cotagaita el río...