España avanza para legalizar la eutanasia

en El Día el 13-02-20 09:24

El Parlamento español ha comenzado este martes a debatir la futura ley que despenalizará la eutanasia. Se trata de una propuesta del Partido Socialista, quien ya presentó una proposición legislativa en este sentido en 2018. En ese momento decayó, pero ahora parece contar con los apoyos necesarios.

El 87 % de la población española es partidaria de permitir esta práctica, según una encuesta de Metroscopia de abril de 2019. Y el apoyo parece que continua creciendo, pues era del 84 % en 2017 y del 77,5 % en 2015. Desde la sociedad civil hay un clamor popular, enfatizado por casos como el de Ángel Hernández, que ayudó a morir a su mujer después de cuidarla durante 30 años, que puede hacer que el país se convierta en el sexto Estado del mundo que legalice esta práctica médica.

Aunque realidades como la eutanasia, la muerte digna o el suicidio asistido aún se encuentran presentes en las legislaciones de muy pocos países, cada vez son más los que han abierto el debate sobre su regulación en el Parlamento o la sociedad civil.

¿En qué consiste la normativa que se quiere aprobar en España?

La ley propuesta por el partido del presidente Pedro Sánchez contempla la eutanasia como una prestación dentro del Sistema Nacional de Salud, que se podrá llevar a cabo cuando el paciente lo solicite, en centros sanitarios públicos, privados y en el domicilio del enfermo.

Sobre muerte digna https://t.co/J8cZnk9vDn pic.twitter.com/KKmdbEBDVH

— metroscopia (@metroscopia) April 23, 2019

Se podrán acoger a ella personas mayores de edad, con nacionalidad o residencia legal en España, que deberán ser "capaces y conscientes" en el momento de solicitarlo, y que se encuentren bajo uno de los siguientes dos supuestos: tener una enfermedad grave e incurable o tener una enfermedad grave, crónica e invalidante. No estarían contempladas las enfermedades psíquicas.

El paciente necesitará del visto bueno de su médico responsable, posteriormente de un segundo facultativo y finalmente de una Comisión de Evaluación y Control Previo establecida en cada Comunidad Autónoma.

Aunque los profesionales de la sanidad tendrán derecho a la objeción de conciencia, parece que no se utilizará de manera profusa, puesto que el apoyo que el colectivo muestra hacia esta medida es similar al de la población general, como sugieren los pocos datos disponibles al respecto. Así, la encuesta publicada en 2018 por el Colegio de Médicos de Bizkaia arrojó un respaldo del 86 %, entre los colegiados de Las Palmas se llega al 82 %, mientras que el sondeo del Colegio Oficial de Enfermería de La Rioja mostró un apoyo del 81 %.

El hombre que ayudó a morir a su mujer 

Uno de los casos que han visibilizado más la necesidad de regular la eutanasia fue el de Ángel Hernández. Ayudó a morir a su mujer, María José Carrasco, en abril del año pasado. Llevaba 30 años enferma de esclerosis múltiple. Tres décadas durante las cuales su esposo había cuidado de ella día tras día. Pero en los últimos años Carrasco había expresado reiteradamente su deseo de acabar con su vida, de lo que hay numerosa constancia, tanto por testigos como por videos donde la propia paciente manifestaba su voluntad.

Carrasco había perdido movilidad y ya casi no podía comunicarse, además, los dolores eran intensos e ininterrumpidos y los cuidados paliativos ya no le hacían efecto. Hernández tuvo que ayudar a su compañera de vida a acabar con su sufrimiento, porque la ley impedía que nadie, incluidos sanitarios, lo hicieran.

Este martes Ángel Hernández se mostró feliz cuando acudió al Congreso de los Diputados para ser testigo de la toma en consideración de la proposición de ley para regular la eutanasia. A pesar de ello, este hombre se enfrenta a una condena penal que podría llegar a suponerle hasta 10 años de privación de libertad. Está acusado de homicidio y su caso lo lleva un juzgado de Violencia de Género, porque su acción podría estar tipificada como violencia machista.

Este caso es el más reciente, pero ni mucho menos el único. Quizá el más conocido fuera el de Ramón Sampedro, el hombre tetrapléjico que inspiró la película de Alejandro Amenábar, 'Mar adentro', que después de 25 años sufriendo la incapacidad y de llevar años pidiendo la eutanasia, decidió quitarse la vida con ayuda de su compañera sentimental en 1998.

¿Cuál es la diferencia entre eutanasia, suicidio asistido y muerte?

La eutanasia frecuentemente es confundida con la muerte digna y el suicidio asistido, pero aunque los tres tienen como objetivo garantizar que el paciente no muera sufriendo, no son procedimientos equiparables.

Despedirse por amor. Tras haber dedicado la vida a cuidar por amor.
Todos vamos a morir.
Que sea con dignidad, sin más sufrimiento, junto a quienes nos aman y amamos.
Es urgente regular la dignida...