Venta a Argentina será por 3 meses al año; advierten daño económico

en La Estrella del Oriente el 28-01-20 07:14

Una de las consecuencias de la errada concepción del proyecto de exportación de energía eléctrica a Argentina, que encaró el Gobierno de Evo Morales, es la falta de mercado. Bolivia podrá exportar electricidad sólo por tres meses al año, en época de invierno, pero deberá competir con empresas proveedoras de Brasil, Uruguay y Chile. El escenario es complejo.

Mientras el Gobierno de transición evalúa la viabilidad del proyecto por medio de una auditoría financiera, legal y técnica, la Gobernación de Tarija ve con preocupación la posible suspensión de este e identifica un daño económico al Estado por la construcción de la línea de transmisión Juana Azurduy de Padilla.

El gerente de Desarrollo Estratégico y Exportación de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE Corporación), José Padilla Rojas, informó que el proyecto de exportar energía no está plasmado en un contrato ni tampoco cuenta con un estudio de mercado que permita evaluar la demanda. Pese a ello, las autoridades del Gobierno del MAS procedieron a la construcción de la línea de transmisión.

Padilla afirma que el norte argentino tiene problemas de desabastecimiento en época de invierno, de modo que su requerimiento se limitará a los meses de abril, mayo y junio.

Aunque este corto periodo puede convertirse en el mercado para la energía eléctrica boliviana, Padilla afirma que ENDE Transmisión Argentina S. A. (Etasa), subsidiaria de ENDE Corporación, deberá competir con empresas brasileñas, uruguayas y chilenas que proveen electricidad en el norte argentino y que estarán interesadas en ser parte de las licitaciones.

En consecuencia, Padilla cree que es necesario auditar el proyecto que a la fecha tiene una inversión de 25 millones de dólares y que superará los 33 millones cuando se concluya la construcción de la línea de transmisión. “Esto ha sido un tema político. No podés construir una industria si no sabés a dónde vas a vender, es lógico”, dijo.

En opinión del especialista en energías, Francesco Zaratti, la única posibilidad real de exportar electricidad a Argentina es mediante contratos interrumpibles orientados a solucionar problemas técnicos que disminuyan la oferta en el vecino país, como también a incrementar la potencia en horas pico en periodos de emergencia climática.

Zaratti aclara que exportar energía no es igual que exportar gas: “Es un error pensar en exportación continua y permanente de electricidad. El sector eléctrico es fuertemente regulado en todo lado y, por tanto, no basta tener excedentes de potencia para poder ingresar a un mercado externo”, explicó.

Ante esta posibilidad de suspender el proyecto, el secretario de Hidrocarburos y Energía de la Gobernación de Tarija, Freddy Castrillo, considera que la situación es preocupante porque este departamento, por su condición de productor de hidrocarburos, pretendía solicitar regalías por la exportación de electricidad o alguna reducción en la tarifa eléctrica.

“Vemos con preocupación que esto (la exportación) no se va a dar, porque las negociaciones no estaban hechas sobre bases sólidas y lo único que se ha hecho es generar falsas expectativas con una afectación económica al Estado por las inversiones que ya se han realizado y que obviamente no van a tener ningún resultado positivo”, explicó Castrillo.

El funcionario aseveró que la línea de transmisión Juana Azurd...