La batalla política se afianza en La Paz; Evo ratifica que no renunciará y llama a la defensa

en La Razón el 08-11-19 05:56

Dos fuerzas, una que defiende al presidente Evo Morales y otra que se moviliza para sacarlo del cargo, se concentran en La Paz, ciudad sede del Gobierno boliviano que se dispone a convertirse en el escenario decisivo de esa batalla política que comenzó hace 19 días, tras las denuncias de fraude electoral. Las últimas refriegas han calentado el ambiente, pero, una vez más, el presidente Evo Morales le ha dicho a sus bases, al país y al mundo, que no renunciará.

El Consejo de las Federaciones Campesinas de los Yungas (Cofecay) de La Asunta y la Alianza de  Organizaciones sociales de Mujeres por la Revolución Democrática y Cultural tomaron el centro de la urbe este viernes para pronunciarse por la paz y reclamar el respeto al voto y la victoria en primera vuelta del gobernante.

Por su lado, médicos, universitarios y sectores que consideran que hubo fraude en las elecciones marcharon en el mismo lugar para exigir su renuncia. Las protestas se cruzaron, pero la tensión no pasó de los insultos. Hace dos días, un cruce similar en Cochabamba dejó unos 89 heridos y un fallecido.

Día que pasa, dive...