Denuncian más de 10 irregularidades en proceso por narcotráfico a militar

en El Día el 04-09-19 11:07

Jimmy José Urzagaste Zabala, capitán de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) dado de baja, fue sentenciado a 20 años de cárcel por tráfico de drogas. Lleva cuatro años detenido en el penal de San Pedro de La Paz. Su esposa y ocho hijos lo acompañan. Él se declara inocente y víctima del abuso y extorsión de los policías que, según dijo, le plantaron la droga.

El proceso judicial se desarrolló con muchas irregularidades, de acuerdo a la denuncia de sus abogados y al cuaderno de investigaciones, ya que se obviaron pericias, no le permitieron presentar prueba extraordinaria y la prueba que lo libera de culpa no fue tomada en cuenta por los jueces.
Además, el proceso se vició porque uno de los policías que lo detuvo en el operativo, fue el investigador del caso. A esto se suma que los policías alteraron las pruebas contra Urzagaste y ahora son procesados penalmente. Otro factor que afectó mucho al militar fue que su primera abogada -Verónica R. S.- lo estafó e hizo abandono malicioso del caso, como hacen constar los jueces del caso. Hay un proceso contra ella.
También denunciaron que la baja del militar en la Fuerza Aérea fue irregular y vulneró todos sus derechos.
El 3 de septiembre de 2015, el capitán Urzagaste acudió a socorrer a un enfermo a la comunidad El Carmen, en el parque Madidi en La Paz, contratado por José Luis S. -a quien nunca se investigó-, pilotando una avioneta particular desde Santa Ana, Beni.
Al llegar al lugar y aterrizar cerca de las 11.00 de la mañana -según la versión de los efectivos-, seis o siete policías antinarcóticos -no es clara esta información en el cuaderno de investigaciones- lo intervinieron cuando bajó. Fue reducido por los oficiales que lo pusieron boca abajo en el suelo. Según relata Urzagaste, los efectivos lo identificaron como capitán y le exigieron 20.000 dólares para cada uno de ellos para dejarlo ir; ante su negativa, uno de ellos habría señalado: "No tiene plata, no hay charle".
Urzagaste cuenta que los efectivos al no poder abrir la puerta de descarga que está al lado derecho de la avioneta, procedieron a acumular paquetes al lado izquierdo de la aeronave, donde se ubica la puerta del piloto. En el juicio los policías señalaron que desembarcaron más de 300 kilos de droga por la puerta del piloto como estrategia ante el temor de ser atacados por los narcotraficantes, pese a que ellos esperaron en el lugar desde las 05.00.
Según el cuaderno de investigaciones, la policía tenía un reporte de la fuerza antidroga del Perú, de que una aeronave procedente del Vraem -región peruana-, que sería la de Urzagaste, iba a llegar a El Carmen. Durante el juicio nunca se conoció un reporte oficial del Perú. 
Urzagaste apoya su versión de que no llegaba del Perú, esa mañana, con un informe de AASANA (Administradora de Aeropuertos y Servicios Auxiliares de Navegación Aérea) que registró su salida a las 07.00 del aeropuerto de Santa Ana, en el Beni, y llegó a las 07.30 al lugar, e incluso indica que hay un testigo -que en el juicio no se le permitió que fuera presentado- que le ayudó a sacar el asiento de la aeronave para trasladar a los posibles pacientes. 
Tras ser detenido, por la tarde fue trasladado en un helicóptero Súper Puma hasta Cobija donde le asignaron un abogado de oficio que le sugirió abstenerse de declarar. 
La mañana del día sig...