“Donde voy, me dicen queremos ser desarrollados como Santa Cruz”

en El Deber el 19-08-19 12:41

Llegó de último a inscribirse para las primarias y va tercero en las encuestas de intención de voto, lejos de los primeros lugares. Dice que no para de crecer, que cuando comenzó la campaña solo lo conocía uno de cada cinco bolivianos y dos de cada cien querían votar por él. Apuesta al nicho del -según sus cálculos- 40% de los bolivianos que no quieren votar ni por Evo Morales ni por Carlos Mesa. Reniega del mote de “funcional al MAS” y reivindica su derecho a criticar a Mesa. Es Óscar Ortiz, que en esta entrevista revela detalles de por qué fracasó la negociación por la unidad opositora.

¿Por qué quiere ser presidente?
Queremos una Bolivia moderna en este siglo XXI. Bolivia necesita un cambio, proyectarse en el siglo XXI. Tiene un gran atraso, seguimos siendo el país menos desarrollado de Sudamérica y eso se transforma en pobreza, precariedad y en unos empleos que son muy vulnerables. Hablamos de tres grandes campos. El primero es republicanismo democrático.

Nos llamamos Bolivia Dice No porque defendemos el 21-F y para nosotros eso es defender la democracia. El republicanismo debe ser un sistema en el que nadie pueda concentrar el poder, que realmente tengamos órganos del Estado que cumplan sus funciones, que la justicia sea independiente, que se respete a quienes sean electos en niveles subnacionales de una ideología diferente a la del presidente.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1551469702838-0-1'); }); googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761762380-0-1'); });

Hablamos de la federalización de la autonomía. El tercero es igualdad de oportunidad, que es dar acceso a la población a una salud real, a una calidad educativa que le permita proyectarse al futuro, a una vivienda con servicios básicos y seguridad, y un empleo formal.

 Eso es un proyecto colectivo. Dicen que usted se presentaba en la universidad como ‘futuro presidente’, ¿por qué quiere ser presidente?

No recuerdo eso, pero son vocaciones que le nacen a uno. Tengo el ansia desarrollista, quisiera contribuir que Bolivia sea un país igual que los otros. Siempre he tenido la oportunidad de viajar y siempre me frustra ver tanto adelanto sin ir muy lejos, solo con cruzar la frontera uno ve un desarrollo mayor. Quisiera ser un presidente que lleve a Bolivia a los niveles de desarrollos que corresponden, por lo menos a los niveles que tenemos en Sudamérica.

En casi 200 años de vida republicana solo ha habido tres presidentes cruceños, ¿cómo hace un cruceño para ser presidente de Bolivia?


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550761882813-0-1'); });

Primero, siendo boliviano y somos bolivianos. Queremos que toda Bolivia avance y se desarrolle. Ahora tenemos otro momento histórico. Santa Cruz se ha convertido en el lugar donde vienen muchos compatriotas. Algo que me ha alegrado en esta campaña es que, si bien aún hay muchas barreras, siento que han caído muchas otras, porque en muchas partes donde voy me dicen también queremos ser desarrollados como Santa Cruz.

 Como proyecto nacido en Santa Cruz, ¿qué tiene Bolivia Dice No de distinto al resto?

Somos el único proyecto político con aspiración nacional construido en este momento de resistencia democrática. No nacemos para buscar el poder, no me gusta ese término, prefiero decir para llegar al Gobierno, porque así uno llega como servidor público. En Bolivia estamos acostumbrados al concepto del poder como autoridad para estar encima de los otros. Demócratas rescata lo bueno de la política cuando ese concepto estaba estigmatizado, rescata la idea de crear un partido, y segundo, renuncia a encerrarse en lo más cómodo, en el departamento donde siempre se podía haber ganado, por buscar un verdadero proyecto país, nacional.

¿A los bolivianos les cuesta aceptar a un cruceño como líder?

Si usted ve todos los estudios de opinión que están saliendo, soy el que menos resistencia tiene como candidato. Hay muchas cosas que están cambiando. Obviamente soy menos conocido que otros que ya fueron presidentes. Cuando comenzó esta campaña era conocido por menos del 20% de los bolivianos. Hoy soy conocido por más del 60%.


googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1550762046508-0-1'); });

Demócratas había desechado la idea de ir con candidato propio. Buscó dos alianzas. ¿Qué fue lo que tumbó esas alianzas? ¿Qué fue lo que fregó la unidad que tanto se pide en las encuestas y en los grupos de opinión?

Sería bueno aclararlo. El pueblo boliviano mira hoy con preocupación y yo comparto esa frustración. Nosotros éramos los únicos que teníamos un partido estructurado, con 350.000 militantes, estructura territorial en 200 municipios, con una gobernación y varios municipios.

Nosotros nunca pusimos un candidato por delante, en busca de la unidad; por el contrario, planteamos a todos los que aspiraban ser candidatos una concertación democrática, tomando el ejemplo lo que había ocurrido en Chile, en la transición posPinochet. Básicamente falló la unidad por actitudes personales de soberbia, de personalismos y de mesianismos.

En septiembre de 2018, el señor Illya Fortún, asesor muy cercano al señor Mesa, me pide una reunión para mostrarme unas encuestas que ellos habían hecho y la conclusión suya fue pedirnos que nos apartemos, porque, al ser partidos y cruceños, perjudicaríamos a Mesa en los votos.

E...