Lunes negro en los mercados de Argentina tras duro revés de Macri

en Los Tiempos el 13-08-19 02:00

El peso argentino se desplomó y la bolsa retrocedió alrededor de 30 por ciento ayer, tras el revés del liberal Mauricio Macri en las primarias del domingo, en las que el kirchnerista Alberto Fernández se colocó como favorito para las presidenciales del 27 de octubre.

En la “city porteña”, la moneda abrió a 53 pesos, pero rápidamente llegó a 60 por dólar estadounidense. Al final de la jornada, cerró en 57,30 pesos por dólar, una depreciación de 18,76 por ciento con respecto al viernes pasado. Algunas casas de cambio apagaron sus pizarras y por momentos colapsaron las páginas web de los bancos.

En la bolsa de Nueva York, los bonos argentinos mostraron caídas de alrededor de 20 por ciento y las acciones de las empresas argentinas de más de 50 por ciento.

“Es lo que pasa cuando un Gobierno miente sobre el rumbo de la economía”, reaccionó Fernández, visto con desconfianza por los mercados que favorecen a Macri y sus políticas aperturistas.

Fernández, en fórmula con la exmandataria Cristina Fernández (2007-2015), logró 47 por ciento de los votos, mientras Macri obtuvo 32 por ciento, una diferencia casi irremontable para el oficialismo. Con candidaturas definidas de antemano, las primarias sirvieron como una encuesta a escala real.

Si se repite ese resultado en octubre, Fernández puede ganar en primera vuelta, para lo cual es necesario obtener el 45 por ciento de los votos o 40 por ciento con una distancia de 10 puntos frente al segundo más votado.

Un eventual balotaje está fijado para el 24 de noviembre y el próximo presidente debe asumir el 10 de diciembre.

“Optimismo”

Macri dijo ayer que piensa revertir en los comicios de octubre la derrota sufrida por el oficialismo y prometió tomar medidas económicas.

En una rueda de prensa tras reunirse con su Gabinete de ministros, culpó además al kirchnerismo por la reacción adversa en los mercados al sostener que “no tienen credibilidad en el mundo”.

“Hoy es un día muy malo. Hoy estamos más pobres que antes de las primarias”, sostuvo.

seguir leyendo en Los Tiempos