El terrorismo doméstico gana terreno, la enfermedad mental del racismo y supremacismo blanco

en El Día el 11-08-19 03:04

Dos mortales tiroteos traen nuevamente hoy al centro de atención el complejo laberinto de la violencia armada en Estados Unidos, pero además subrayan un clima en el que racismo y supremacismo blanco ganan terreno. Los 30 muertos y 53 lesionados que dejaron los ataques con armas de fuego ocurridos el fin de semana pasado en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, vuelven a mostrar la tragedia de una nación donde se calcula que sus 327 millones de habitantes poseen casi la mitad de los cerca de 857 millones de armas de fuego existentes en el orbe en manos de civiles.

Se olvidaron de los supremacistas. Estos críticos consideran que las autoridades federales pusieron demasiado énfasis en identificar a supuestos yihadistas en Estados Unidos y fallaron en su intento de combatir a los grupos supremacistas blancos.

La inversión en el combate a las amenazas de grupos como Al Qaeda y el autodenominado Estado Islámico hizo que otras amenazas recibieran menos financiación. 

Mientras tanto, el peligro de los grupos extremistas blancos no hacía más que crecer.

Supremacismo blanco y terrorismo doméstico. 'La enfermedad mental y el odio aprietan el gatillo, no las armas', expresó el gobernante republicano al vincular la violencia con publicaciones en Internet y redes sociales, los videojuegos y las enfermedades mentales, pero desligarlas de los artefactos empleados en cada uno de esos ataques.

Por primera vez en esa intervención, Trump mencionó los términos de crimen de odio, supremacismo blanco y terrorismo doméstico al referirse al tiroteo en El Paso, cuyo sospechoso se considera el autor de una proclama antiinmigrante publicada en línea poco antes del ataque.

Tiroteos: un estilo de vida. "El fenómeno de los tiroteos colectivos se ve, tristemente, como parte del estilo de vida estadounidense", indica Daniel Benjamin, coordinador de la lucha antiterrorista en el Departamento de Estado de EE.UU. entre 2009 y 2012.

"Y por eso no se le ha prestado tanta atención a la ideología detrás de estos ataques".

seguir leyendo en El Día